Haga historia … lárguese de Twitter. ¡Ahora! >> Antigurú >> Blogs EL PAÍS

Kupika.com
kupika.com

Lo primero será decir que este post NO va a dedicado a las personas que se han largado de Twitter porque un troll o dos les estaba amargando la vida.

Este post pretende explicar por qué es “cool” irse justo ahora de Twitter.

Todo empezó a degenerar cuando Twitter se convirtió en una obligación laboral y profesional.

Allá lejos y hace tiempo, la gente entraba a Twitter porque quería, usaba sus 140 caracteres para lo que Dios o el Diablo les diera a entender y, salvo casos de egos exacerbados, el número de seguidores no se ponían en el curriculum ni nadie lo preguntaba en las entrevistas de trabajo. Tampoco las empresas habían dictado código de conducta alguno para moverse por Twitter. Reinaba el libre albedrío.

Twitter empezó siendo un sitio para enterados, los early adopters (los conejillos de Indias de cualquier nueva plataforma o gadget, esos que las marcas adoran), luego se convirtió en un lugar donde había gente interesante. Ahora es un sitio donde hay que estar sí o sí y, según la profesión que tengas, tu actividad y número de seguidores pueden ser causa de despido. En resumen, todo empezó a degenerar cuando la gente empezó a apuntarse a cursos para entrar en Twitter.

Llegados a este punto, señores y señoras, lo que mola es largarse de Twitter. Con anuncio público o a la francesa, pero largarse.

Según me ha explicado @juanliverpool, autor del blog Twitterbroncas, este es el momento. “Ahora hay una oportunidad única de ser de los primeros en irse de Twitter. Al final esto es una cuestión de diferenciarse cómo sea. Hay muy pocos que puedan decir: ‘yo estoy en Twitter desde el principio’. Para la mayoría es imposible. Ahora hay que intentar hacer historia y decir: “Yo fui de los primeros que dejó Twitter”

A @juanliverpool lo encuentro “en plena retirada”. Su blog llegó a ser muy popular y él, “el tío que capitalizaba las broncas de Twitter”. Pero ahora se va. “He borrado todos misfollowers en Twitter (de casi 4000 se habían quedado en 300) y estoy a punto de cerrar la cuenta. Esto está pasado de moda”.

Y aquí va su argumento:

“Twitter se ha masificado de tal manera que ha dejado de molar. Es decir, no son los contenidos, es el continente. Por eso me voy. Me da grima ver el universo de Sálvame y de los tronistas de Mujeres y Hombres y Viceversa. Todo tiene que ver con los conceptos de exclusividad y escasez. A la exclusividad puede acceder cualquiera que tenga dinero. Pagas y listo. A la escasez llegas por conocimiento. Cuando Twitter empezaba, los pocos que había allí llegaron por listos y el intercambio de opiniones e ideas era espectacular. Eso era escasez. Ahora, masificado todo, se ha perdido muchísima calidad y lo que impera es la mentalidad de ‘yo soy más listo que tú y lo voy a estar demostrando a todas horas'”.

Hay exTuiteros que alegan motivos menos sofisticados. Miley Cyrus, por ejemplo, se ha ido otra vez, ahora porque no le gustan los comentarios que hacen de su novio. Dice que está #Cansada y ha dejado tirados a sus 11 millones de seguidores. Ya lo hizo un vez y se despidió con este rap Good-bye Twitter.

A principios de año,el ex futbolista Gary Lineker,ahora una estrella de la televisión británica borraba su cuenta con 1,3 millones de seguidores por “razones personales”. Decía que Twitter “se estaba apropiando de su vida”. El portazo tomó por sorpresa incluso a su hijo que tuiteó: “El viejo se ha ido de Twitter. #PrayforGary. Ya lo haré entrar en  razones. Jajaj”

El periodista, Matt K. Lewis, (31.000 seguidores) y casi un early adopter (su cuenta es de 2008), asegura que no se va de Twitter porque no puede pero que se ha convertido en un “lugar oscuro”. En un artículo que ha titulado Why I hate Twitter pronostica una salida en masa de la red social.

Y dice, entre otras cosas: “Los que escribimos debemos pensar en grandes ideas, pero Twitter te absorbe en pequeñas e insignificantes batallitas, que te distraen de lo importante para atender lo urgente. Puedes acabar persiguiendo las cosas que más te irritan, intentando corregir cada malentendido o cada mentira. Eso no es productivo ni es una manera de vivir”.

Matt se ha salido por la calle de en medio y ha creado listas para leer solo los tuits de las personas que le interesan y “le inspiran”. Una buena manera de no perder followers para los que los necesiten para el curriculum. “Ha sido un gran cambio, ya no soy parte de “la comunidad de Twitter”, y esto quiere decir no estoy en contacto con gente que pretende engancharme”.

Otros desencantados aluden razones de privacidad, sobre todo en el entorno laboral. “Estás haciendo tu trabajo pero pones un tuit y alguno de tu curro que te sigue ya cree que no estás haciendo nada. Todo esto es realmente muy molesto”. Vamos, que todavía hay quien no entiende que Tuitear es Trabajar, y viceversa.

Otro contexto en que la gente se cabrea mucho con Twitter: Estás esperando un mensaje de alguien que no contesta pero le estás viendo tuitear como si no hubiera un mañana.

Tanto cabreo sostenido con Twitter solo indica que la red social ha entrado al mundo del establishment donde no se perdona una. Un universo que desprecian los entendidos y los adolescentes. Josh Miller, el joven desertor de Princeton y cofundador de Branch quiso comprobar cómo veía Twitter su hermana de 15 años, y esta fue la respuesta que consiguió: “Nadie lo usa. Yo sé que algunos lo tienen pero suelen ser los que no callan en clase. Esos que siempre creen que tiene algo importante que decir”.

Y si no están los adolescentes quiénes están entonces en Twitter. Pues, según el informedel Digital Policy Council, están el 75% de los jefes de Estado. ¿Cuántos de estos líderes globales escriben sus propios tuits? El estudio no consiguió averiguarlo de un modo fiable.

Digamos que Twitter se ha convertido en el BOE.

¿Tiene usted más de una buena razón para hacer historia?

Es ahora o nunca.

Ya habrá tiempo (y otra red social para fardar de early adopter

Haga historia … lárguese de Twitter. ¡Ahora! >> Antigurú >> Blogs EL PAÍS.

Si te ha gustado este post, suscríbete al feed.

Categorías: moda