Cosas inexplicables de Taringa

Por Aníbal Litvin

Quería publicar mis notas humorísticas originales y pensé que Taringa podría ser un buen difusor, por su gran caudal de usuarios.

Publiqué algunas y en una hora ya tenía 100 visitas, puntuaciones favorables, gente que las puso como favoritas.

Pero… apareció el moderador… ¡y me borró todos los posts!

¿Por qué?

Bueno, en Taringa no se puede publicar humor solamente escrito. Después de cada párrafo… ¡Debe ir una foto, imagen, algo gráfico! Texto solo no. Inentendible.

No me comparo con Groucho Marx, pero si en Taringa quisiera poner las 10 mejores frases de Groucho… ¡el texto solo no podría ir! Tendría que meter entre frase y frase alguna imagen: de Groucho, un inodoro, un chancho… cualquier cosa, pero imagen.

Ahora… ¡yo quiero leer las frases de Groucho Marx! ¿Qué importan las imágenes en un texto de humor cuando no tienen sentido? Ah, Taringa quiere imágenes.

Otra interesante: publico una nota original mía llamada “El Kamasutra de Cristina” que apareció en Weblog.com.ar y también en mi blog personal.

Pongo como fuente mi blog personal. Taringa dice ¡NO! No se puede poner contenido personal. Ni spam, nada.

Pero descubro que otro usuario ya había subido esa misma nota. Sin mi nombre, sin la fuente, ¡nada! Y lo había hecho hace un mes. Con lo cual, Taringa lo permitió.

Encontré otras dos notas mías sin mi nombre y sin la fuente.

Es decir, Taringa no permite publicar al que escribió la nota original que también coloca la fuente original. Y permite que otros lo hagan, sin poner el nombre del autor, la fuente, el origen.

Respuesta del moderador de Taringa: “Si usted ve que algo es original de usted, denúncielo”. Es decir, yo me tengo que ocupar de ver quién hizo las cosas mal, poniendo textos míos sin permiso, pero permitidos por Taringa y Taringa se ocupa de anular mis posts originales para los cuales yo sí me doy permiso.

¡Extraordinario!

Si te ha gustado este post, suscríbete al feed.

Categorías: General