Campeones de la adversidad

(por Florencia Toucedo) En un instante sus vidas cambiaron dr谩sticamente. Son los miles de discapacitados por accidentes de tr谩nsito. 驴C贸mo sobrevivieron a esta experiencia? 驴Qu茅 aprendieron de este cambio de rumbo? Sus testimonios, causas y estad胹ticas mundiales de esta crisis mundial de salud p煤blica.
Una investigaci贸n realizada por una alumna del taller de Redacci贸n Period胹tica dictado por Pablo Aro Geraldes en Periodismo.net

Carina Genaro, 28 a帽os, viajaba en el auto de sus empleadores cuando chocaron de frente contra una camioneta yendo a 170 kil贸metros por hora en la ciudad de Esperanza, Provincia de Santa Fe. El conductor y su acompa帽ante murieron al instante y ella sali贸 despedida a trav茅s del parabrisas. Qued贸 parapl茅jica a causa del aplastamiento de la m茅dula espinal y permaneci贸 internada un mes en coma cinco.
“Recuerdo cuando vi el veloc胢etro que marcaba 170 kil贸metros y pens茅: 隆Hay Dios nos vamos a matar!”.
Hace dos meses que Carina comenz贸 su rehabilitaci贸n y hoy lentamente logra sus primeros movimientos en el agua.
“Lo que me motiva a seguir, a no darme por vencida, es el apoyo que recibo de mi familia”.
En su caso personal, Carina no solo padeci贸 el accidente sino tambi茅n el alejamiento con su familia y pueblo natal debido al traslado a Buenos Aires.
Argentina ostenta uno de los 胣dices m谩s altos de accidentes de tr谩nsito comparado con los datos de pa胹es desarrollados. Cada a帽o se registran 7.580 v胏timas fatales, 120 mil heridos de distinto grado y miles de ellos con discapacidades irreversibles. Estas cifras equivalen a un avi贸n con 140 pasajeros cayendo todas las semanas.
Representan la primera causa de muerte en menores de 35 a帽os y la tercera sobre la totalidad de la poblaci贸n.
Las p茅rdidas econ贸micas superan los 10.000 millones de d贸lares anuales. Pero no se trata de n煤meros sino de vidas humanas que debieron cambiar de rumbo.
Adri谩n Joaqu胣, 26 a帽os, taxista del Gran Buenos Aires, nunca imagin贸 que su vida cambiar胊 en un instante. La noche del 2 de enero del 2000 se dirig胊 en su auto a recoger a un pasajero, cuando choco de frente contra una columna de tendido el茅ctrico. Qued贸 parapl茅jico.
“Crees que nunca te va a pasar, yo comprob茅 que le pasa a cualquiera: un d胊 sal de mi casa y regres茅 en una silla de ruedas 4 meses despu茅s. Mi vida cambi贸 en un cien por ciento. Es volver a empezar. Tienes que aprender a higienizarte a caminar otra vez…”
“Se le pierde sentido a la vida. Si no existe algo que te impulse a luchar es muy complicado salir adelante. Yo tengo una beba de nueve meses y una esposa a las que amo. Todas las ma帽anas al levantarme pienso en ellas y me digo: si ayer di cinco pasos hoy dar茅 diez”.
La mayor胊 de las ciudades latinoamericanas no ofrecen la infraestructura necesaria para que una persona en silla de ruedas se desplace c贸modamente: las aceras no tienen rampas, muchas no tienen aceras, son pocos los medios de transporte que cuentan con servicios para discapacitados.
Estados Unidos, en cambio, ha decretado normas y c贸digos civiles a trav茅s de la Asociaci贸n Americana de Discapacidades (A.D.A) para favorecer la circulaci贸n de personas con discapacidad f胹ica. Han logrado que los accesos a edificios p煤blicos y privados cuenten con rampas, elevadores, ba帽os con equipamiento, tel茅fonos p煤blicos acordes a la altura de las sillas de ruedas, brindar medios de transporte adecuados, se帽alizaci贸n de espacios para estacionamiento. Sin embargo m谩s importante es la edificaci贸n de ciudades sin barreras arquitect贸nicas.
Gustavo de la Rosa, 22 a帽os, qued贸 parapl茅jico a causa de una lesi贸n en la regi贸n baja de la columna. El intentaba cruzar la carretera y fue atropellado por un auto en una zona donde la m谩xima indicaba 80 kil贸metros por hora.
En ese instante se le paraliz贸 la mitad del cuerpo y perdi贸 la sensibilidad, pero no se cort贸 la m茅dula y a煤n conserva la esperanza de volver a caminar. “Esto es algo muy duro, pero como todo, tiene una soluci贸n… Uno al principio pasa por un estado de shock, no quer胊 ver a mis parientes, pero gracias a los psic贸logos pude sacar todo afuera y eso me hizo bien. Te agarra tanta bronca…, tuve que aprender a convivir con el dolor, a pedir ayuda para todo. En esta posici贸n uno aprende a valorar la vida”.

La magnitud del problema:
Pasaron 115 a帽os de una invenci贸n que revolucionar胊 el mundo: el 29 de enero de 1889, en las oficinas de patentes de Berl胣 se registraba el primer autom贸vil, con 茅l una nueva problem谩tica: los accidentes de tr谩nsito.
Cada a帽o m谩s de 1.200.300 personas pierden la vida en las carreteras y muchos millones m谩s resultan lesionados o quedan discapacitadas, a menudo mutiladas para el resto de sus vidas.
En pa胹es de ingresos bajos y medios, las v胏timas ocupan hasta el diez por ciento de las camas de hospital. Se preve茅 que el n煤mero de muertos ocasionados por traumatismos de todo tipo pase de 5,1 millones en 1990 a 8,5 millones en 2020 y que los accidentes de tr谩fico sean una de las principales causas de ese aumento. Para paliar esta crisis mundial de salud p煤blica y desarrollo, Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, recomienda que los pa胹es formulen y apliquen estrategias nacionales para la prevenci贸n de traumatismos por accidente de tr谩fico y planes de acci贸n adecuados.
Seg煤n el estudio realizado por el Foro Global para la Investigaci贸n sobre la Salud, en conjunto con la Organizaci贸n Mundial de la Salud (O.M.S) aproximadamente la mitad de las v胏timas fueron peatones arrollados por veh胏ulos. Actualmente estos ocupan la novena causa de mortandad global y se advierte podr胊n llegar a convertirse en la tercera en un plazo de veinte a帽os de no tomarse medidas preventivas.
El pr贸ximo 7 de abril de 2004, D胊 mundial de la Salud, se presentar谩 el primer informe mundial dedicado a la seguridad vial. Ser谩 un llamamiento para adoptar medidas destinadas a aplicar pol胻icas y programas que aborden la reducci贸n de la velocidad, el consumo de alcohol, el aumento del uso de cinturones de seguridad, cascos y dispositivos de seguridad para ni帽os, la mejora de los sistemas de intervenci贸n en caso de emergencia, la promoci贸n de dise帽os de veh胏ulos m谩s seguros y la introducci贸n y aplicaci贸n de normas de seguridad vial.

Cuadro estad胹tico
Muertes causadas por accidentes de tr谩nsito en el mundo – A帽o 2000
Regiones pobres
Africa 190.118
Am茅rica Latina 145.959
China 185.894
Este del Mediterr谩neo 85.677
Europa 110.757
India 225.856
Sudeste Asi谩tico 118.608
Pacifico Occidental 45.165
Naciones Ricas
Este del Mediterr谩neo 923
Europa 75.099
Am茅rica del Norte 55.304
Pac胒ico Occidental 30.330
Total 1.269.690

Accidentados en el mundo -2000
Regiones pobres
Africa 6.116.559
Am茅rica Latina 4.410.736
China 5.384.909
Mediterr谩neo este 2.533.771
Europa 3.213.104
India 7.203.864
Sudeste Asi谩tico 3.997.661
Pacifico Occ. 1.432.395
Naciones Ricas
Mediterr谩neo este 29.979
Europa 2.082.321
Am茅rica del Norte 1.670.374
Pac胒ico Occidental 772.838
Total 38.848.625

Factores clave causantes de los accidentes de tr谩fico
La imprudencia de ciertos conductores de consumir bajo los efectos del alcohol, exceder la velocidad autorizada, efectuar maniobras imprudentes en zonas de poca visibilidad, ignorar se帽ales de tr谩nsito, utilizar insuficientemente los cinturones de seguridad y los dispositivos de seguridad infantil. Las deficiencias en el trazado y el deterioro de calles y carreteras, la precaria situaci贸n de los veh胏ulos y fallas en el dise帽o y por 煤ltimo la insuficiente aplicaci贸n de normas de seguridad vial.

Rehabilitaci贸n
El tiempo de internaci贸n de un accidentado ronda entre los ocho meses y un a帽o. “La rehabilitaci贸n en Argentina dura muchos meses porque no es intensiva”, afirma Valeria Garibotto, rehabilitadora f胹ica.
Un equipo interdisciplinario integrado por kinisi贸logos, fisiatras, terapistas ocupacionales, psic贸logos y sex贸logos tienen en com煤n un principal objetivo: ense帽arles a los pacientes a movilizarse de manera independiente. Esta es la labor que realizan diariamente los profesionales del Instituto de Rehabilitaci贸n Psicof胹ica, de la Ciudad de Buenos Aires, Argentina.
“Ac谩 lo bueno que me ense帽aron es a manejarme s贸lo. En terapia ocupacional aprend a vestirme, a ir al ba帽o. Trabajo mucho en el gimnasio y estoy a punto de poder pararme”, comenta Gustavo de la Rosa.
Las discapacidades m谩s comunes producidas por lesiones en la m茅dula espinal son:
Cuadriplej胊: es el compromiso motor y sensitivo en las cuatro extremidades. La persona no siente ni mueve sus brazos y piernas.
Paraplej胊: compromiso motor y sensitivo en los miembros inferiores.
El Instituto de Rehabilitaci贸n Psicof胹ico, brinda a los m谩s de 200 pacientes preparaci贸n en inform谩tica, oficios y un programa de actividad f胹ica y deporte. Este se divide en cuatro fases:
1)Ejercicios terap茅uticos
2)Iniciaci贸n al deporte
3)Deporte en rehabilitaci贸n
4)Deporte
El objetivo del deporte es principalmente socializador, integrador, recreativo y finalmente competitivo. “Muchos discapacitados utilizan el deporte como veh胏ulo para la relaci贸n, la integraci贸n y superaci贸n. Expresa una actitud de vencer obst谩culos, de ir por nuevos desaf胦s, de no quedarse con los brazos cruzados. Los deportistas liciados por el contrario muestran con mucho orgullo lo que se puede lograr, afirma el Director del Instituto, Dr. Alfredo Jim茅nez.

Entrevista
Ejemplo de vida

En 1987, Gabriel Ciro Avruj sufri贸 un accidente automovil胹tico que le provoc贸 una lesi贸n lumbar y dej贸 su cuerpo pr谩cticamente inmovilizado. Hizo dos a帽os de rehabilitaci贸n f胹ica y terapia ocupacional. “Eran 茅pocas dif胏iles, me accident茅 a los 14, iba al secundario, llevaba una vida social activa. Luego del choque, que fue muy serio, ca en una depresi贸n que me dur贸 tres a帽os. De movilizarme libremente pas茅 a la inmovilidad casi total”.
Regres贸 al mismo colegio, pero no fue aceptado debido a su discapacidad.
A trav茅s de distintas inquietudes que ten胊 como la espiritualidad, la educaci贸n en Valores Humanos, Gabriel fue descubriendo que una persona es m谩s que su propio cuerpo. Se dio cuenta de que existen muchas razones por las cuales seguir adelante.
Actualmente trabaja en diversas organizaciones no gubernamentales dentro del 谩rea social, dedicadas a la integraci贸n de personas con discapacidades. “A ra脄 de tener que vivir la vida de otra manera, me fui dando cuenta de todos los obst谩culos que ten胊 para moverme”. Fue as como naci贸 en 1996, en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, la Fundaci贸n “Sin barreras”, quien construye viviendas sin barreras arquitect贸nicas accesibles a todas las personas.
Comenzaron la campa帽a para la instalaci贸n de elevadores en los subterr谩neos de Buenos Aires, al igual que la colocaci贸n de rampas en las principales cadenas de comida r谩pida.
En el 2000, se recibi贸 de licenciado en Administraci贸n de Empresas, en una universidad privada.
La Asociaci贸n de Lucha contra la Par谩lisis Infantil (ALPI) le entreg贸 el premio Bienal Alpi 1999, el cual se otorga a diez personas con discapacidad que se destaquen por su integraci贸n en la sociedad y por la forma en que salieron adelante desde una situaci贸n adversa.
Con proyectos como ser presidente de la Argentina en el 2020, Gabriel Avruj nunca pierde las ganas de luchar y de seguir adelante. Pero va paso a paso porque para que las cosas mejoren afuera primero tienen que hacerlo por dentro.

Opini贸n
Segunda oportunidad
Por Florencia Toucedo

Es imposible conducir en la ciudad o en la carretera y olvidarse por completo de que vivimos en un mundo con leyes y regulaciones, con normas que deben respetarse. Sin embargo, todos los a帽os, m谩s de un mill贸n de personas perecen o quedan con distintos grados de discapacidad a causa de los accidentes de tr谩nsito; siendo un claro reflejo de imprudencia y ausencia de educaci贸n vial.
Existen personas, que pese a la adversidad contin煤an luchando por hacer su vida m谩s digna. Son muestras de perseverancia, de lucha, de c贸mo la vida les cambi贸 de rumbo repentinamente sin tener lugar a elecci贸n.
Ejemplos que demuestran que la sociedad los discrimina, que las ciudades imponen barreras arquitect贸nicas y que las oportunidades de trabajo no son para todos por igual.
Record谩ndonos el dicho “a m nunca me va a pasar”. Estas personas han sabido reponerse al profundo dolor de las secuelas irreversibles ense帽谩ndonos otra forma de vida.
Estos “campeones de la adversidad” de sus propias vidas se han salvado de caer en la resignaci贸n, han borrado de sus mentes la frase “no se puede, es imposible” y se han demostrado a s mismos que la vida es sabia, pues les ha dado una segunda oportunidad.

Si te ha gustado este post, suscríbete al feed.

Categorías: salud