Posible impacto de la Guerra en Am閞ica latina

Esta es una investigaci贸n exhaustiva sobre el destino de Am茅rica latina, sus personas y recursos naturales y est谩 basada en contenidos buscados en Internet. El autor, un joven cordob茅s, reuni贸 diversas hip贸tesis y sigui贸 de cerca el desarrollo de la invasi贸n a Irak y sus consecuencias en nuestro continente. La investigaci贸n es un llamado de atenci贸n, un alerta sobre el posible destino que tiene nuestar regi贸n si contin煤a la pol胻ica exterior estadounidense basada en la unilateralidad. S谩nchez, alumno del curso de Periodismo de Investigaci贸n de Periodismo.net demuestra en este trabajo un gran profesionalismo en el uso de las fuentes provenientes de la web.

(Por Mariano S谩nchez Monje) La Guerra en Irak como parte de un plan hegem贸nico mundial. La pol胻ica expansionista de EE.UU. en Am茅rica Latina.
Posibles consecuencias en la esfera econ贸mica. Importancia geopol胻ica y econ贸mica de Latinoam茅rica. La guerra mundial por los recursos. El papel de Am茅rica Latina.

胣dice:

1. Introducci贸n.
2. Am茅rica Latina frente a la guerra.
3. Implicancias econ贸micas de la guerra en Am茅rica Latina.
4. El plan hegem贸nico mundial.
4.1. El Documento Santa Fe IV pone la mira en Am茅rica Latina
5. El imperio avanza contra los recursos estrat茅gicos fundamentales de Am茅rica Latina.
6. El caso de agua dulce en Am茅rica Latina.
6.1. Las guerras del futuro ser谩n por el agua.
6.2. 驴Por qu茅 el agua?
6.3. Distribuci贸n de los recursos h胐ricos mundiales.
6.4. El Acu胒ero Internacional Guaran.
6.5. Los glaciares.
7. Consideraciones finales.
8. Fuentes.

INTRODUCCI脫N

El 煤ltimo 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos, la gran potencia hegem贸nica en el plano militar, financiero y cient胒ico-tecnol贸gico, sufri贸 el mayor ataque externo de su historia.
El World Trade Center y el Pent谩gono, centros neur谩lgicos del poder pol胻ico, militar y econ贸mico del Imperio, se vieron ultrajados por el horror y la muerte. A pesar que nunca encontraron pruebas concretas, todas las miradas apuntaron al l胐er del terrorismo musulm谩n, Osama Bin Laden, y al enemigo por antonomasia que edific贸 Estados Unidos tras la implosi贸n de la Uni贸n Sovi茅tica: el Islam.
En un principio, todos los pa胹es de la Tierra ofrecieron su solidaridad para con el pueblo y gobierno del presidente George W. Bush.
Sin embargo, merced a las pol胻icas generadas por EE.UU. para responder el ataque, poco a poco la unanimidad del apoyo se fue disolviendo.
Bush denunci贸 un eje del mal y cre贸 una pol胻ica in茅dita: la guerra preventiva como estrategia para su aniquilaci贸n.
El primer objetivo que se propuso fue el Irak de un viejo conocido de George Bush padre: el dictador Saddam Hussein.
As, el 20 de marzo de 2003, una coalici贸n anglo-estadounidense comenz贸 una invasi贸n militar sobre Irak desoyendo las voces de las Naciones Unidas y de la opini贸n p煤blica internacional.
La lucha por el petr贸leo de la segunda reserva mundial de crudo, los negociados para la futura reconstrucci贸n de Bagdad y otras ciudades, el choque entre dos culturas y dos fan谩ticos (Bush y Saddam) y la consolidaci贸n de la hegemon胊 mundial, estaban en marcha.

AM脡RICA LATINA FRENTE A LA GUERRA

La posici贸n de Am茅rica Latina ante la antojadiza aventura b茅lica que Estados Unidos llev贸 a cabo en Irak fue, en l胣eas generales, la de darle la espalda al Imperio del norte.
Los gobiernos latinoamericanos enfrentaron con distintos grados de firmeza la decisi贸n de la Casa Blanca.
Ni siquiera dos de sus m谩s grandes aliados econ贸micos, Canad谩 y M茅xico, apoyaron el ataque estadounidense al pa胹 de “Las mil y una noches”.
Al margen de la oposici贸n fuerte de Fidel Castro, Jos茅 Inacio Lula da Silva, Hugo Ch谩vez, y un poco m谩s moderada de Vicente Fox, Eduardo Duhalde y Ricardo Lagos, es de destacar la gran tendencia anti-guerra expresada por la opini贸n p煤blica latinoamericana, que provoc贸 movilizaciones por la paz en muchos pa胹es al sur del R胦 Bravo.
El presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, declar贸 que al ataque de los Estados Unidos a Irak “le falta el respaldo de la ONU y no toma en cuenta al Consejo de Seguridad ni la opini贸n del resto del mundo”. Se帽al贸 que esta situaci贸n es “grave para el futuro de la ONU”.
Lula a帽adi贸 que Estados Unidos “no tiene derecho a decidir por s solo qu茅 es lo bueno para el resto de la humanidad”.
El vicepresidente venezolano, Jos茅 Vicente Rangel, apunt贸 que desatar la guerra contra Irak ser谩 “un golpe para la ONU y la paz”.
Rangel, acus贸 adem谩s a Estados Unidos y al Reino Unido de utilizar el conflicto b茅lico como una manera de presi贸n para la Organizaci贸n de Pa胹es Exportadores de Petr贸leo (OPEP).
A su vez, Cuba dijo que la actitud de Estados Unidos “vulnera el sistema de relaciones internacionales e instituciones multilaterales creados despu茅s de concluir la Segunda Guerra Mundial”.
La agencia de noticias oficial cubana describi贸 la ofensiva como “un genocidio autorizado por Estados Unidos, con consecuencias impredecibles para el resto de la humanidad”.
Por su parte, el presidente de M茅xico, Vicente Fox, lament贸 las hostilidades y se manifest贸 dispuesto a colaborar con la comunidad internacional en las tareas humanitarias necesarias para ayudar a las v胏timas civiles del conflicto.
En Argentina, el canciller Carlos Ruckauf asegur贸 que su pa胹 manten胊 “relaciones amistosas” con Estados Unidos, pero que se opon胊 “al bombardeo de la poblaci贸n iraqu”. “No participaremos de ninguna acci贸n militar, ni la apoyamos”, agreg贸 Ruckauf.
En Centroam茅rica, dos premios Nobel de la Paz condenaron los ataques. La guatemalteca Rigoberta Mench煤 y el ex presidente de Costa Rica, Oscar Arias, repudiaron la intervenci贸n. Mench煤 la calific贸 de “anticipo de un genocidio” y Arias la atribuy贸 a la “gran arrogancia” de EE.UU.
Las grandes excepciones fueron Colombia y cuatro naciones centroamericanas que se sumaron a la postura belicista de Washington.
Colombia expres贸 su respaldo a Bush. La canciller Carolina Barco justific贸: “No creo que nadie quiera la guerra, pero llevamos 12 a帽os esperando el cumplimiento por parte del gobierno de Irak”.
En el mismo tenor, los presidentes de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Panam谩 emitieron un comunicado conjunto en el que “lamentan que pese a los esfuerzos de la comunidad internacional, especialmente por medio del Consejo de Seguridad de la ONU, el gobierno de Irak contin煤e incumpliendo el objetivo fundamental de la resoluci贸n 1441”, y que ha llegado el momento de desarmarse.
Esta posici贸n en general anti-belicista, 驴qu茅 consecuencias le traer谩 a Am茅rica Latina?.
En la vereda de los que esperan duras represalias se encuentra la opini贸n del analista pol胻ico colombiano de la Universidad de Los Andes, Francisco Leal Buitrago: “La consecuencia pol胻ica m谩s importante es, a mediano y largo plazo, una mayor subordinaci贸n regional a Estados Unidos. Ahora, el imperio se traga la afrenta de una Latinoam茅rica que no lo ha respaldado. Pero le cobrar谩 la cuenta”. Y en el campo econ贸mico prev茅 “negociaciones muy duras en el ALCA”.
Ya lo dijo recientemente en un informe ante el Congreso la autoridad norteamericana de comercio, Bob Zoellick, jefe de la Oficina de Representaci贸n Comercial (USTR): ”Queremos el ALCA para defender mejor nuestros intereses”.
Esto nos da la pauta del angosto margen para negociar que tendr谩 Am茅rica Latina en un futuro choque de intereses con los Estados Unidos.

IMPLICANCIAS ECON脫MICAS DE LA GUERRA EN AM脡RICA LATINA

La extrema dependencia econ贸mica que tiene el Cono Sur con Estados Unidos hace que los efectos de la guerra sobre las finanzas norteamericanas repercuta fuertemente en la regi贸n.
Se prev茅 que adem谩s del aumento en el precio del petr贸leo, las consecuencias perjudiciales se notar谩n en una ca胐a del PBI de los EE.UU., una extremada cautela de los inversores y un sostenido proteccionismo.
La falta de liderazgo de EE.UU. se ha dejado sentir especialmente en momentos en que varios pa胹es de la regi贸n tienen serios problemas. Venezuela est谩 inmersa en una gran polarizaci贸n pol胻ica, el gobierno de Bolivia se encuentra acorralado pol胻ica y econ贸micamente, la violencia en Colombia se ha recrudecido y Argentina intenta salir de una cruda crisis econ贸mica, pol胻ica y social.
Estados Unidos ha buscado en Am茅rica latina expresiones p煤blicas de apoyo para contrastarlas con las posiciones de algunos de sus aliados “tradicionales” —Francia y Alemania, a quienes se han unido Rusia y China—, que se opusieron a la invasi贸n armada en Irak.
Esto coloc贸 en una situaci贸n inc贸moda a muchos pa胹es de la regi贸n, que prefirieron una soluci贸n diplom谩tica al enfrentamiento con Irak.
El mismo presidente Bush sugiri贸 que podr胊 darse en EE.UU. una reacci贸n contra los mexicanos como la que tiene lugar contra los franceses, y un diplom谩tico estadounidense dijo a The Economist que la falta de apoyo de M茅xico en la ONU podr胊 “provocar sentimientos negativos”.
El rigor del impacto financiero que provocar谩 en Latinoam茅rica no es tan tangible a煤n, pero se ver谩 alivianado seguramente debido a la corta duraci贸n que tuvo el conflicto.
Wall Street espera todav胊 un encarecimiento del crudo, que se podr胊 acentuar por los da帽os que sufrieron los campos de petr贸leo de Irak. Esto perjudicar胊 a los pa胹es latinoamericanos, excepto a M茅xico y Venezuela, que son exportadores netos.
Adem谩s, hay que pensar que un pobre desempe帽o econ贸mico agudizar胊 los problemas pol胻icos, ya que la paralizaci贸n del crecimiento econ贸mico aumentar谩 la disconformidad e intensa oposici贸n al modelo econ贸mico de los gobiernos de turno.
Como si esto fuera poco, podr胊 acentuarse a煤n m谩s las desigualdades entre los diferentes estratos sociales, una situaci贸n que viene aquejando a esta regi贸n desde hace d茅cadas.
Es que sin dudas toda guerra provoca, adem谩s de sus impactos devastadores inmediatos sobre la poblaci贸n y los pa胹es m谩s afectados, distintas ondas expansivas que resienten, de una u otra forma, las relaciones entre los Estados, la disponibilidad de recursos y flujos econ贸micos, las perspectivas de crecimiento a trav茅s del intercambio comercial y los procesos de integraci贸n y cooperaci贸n.
Por otro lado, el anuncio de la Agencia Internacional de Energ胊 de que en caso de que no se pudiera usar el petr贸leo iraqu, debido a las consecuencias de la guerra, Arabia Saudita no tendr胊 capacidad para reponer este suministro, y por consiguiente cabr胊 esperar precios superiores, genera reacciones de alerta en muchos puntos del planeta.
Para el profesor Manuel Escudero, vice-decano para investigaciones y facultad del Instituto de Empresa, de Madrid, las principales v胏timas en Am茅rica Latina en el alza en los precios del petr贸leo en los mercados internacionales ser胊n “pa胹es como Brasil, que es muy dependiente del petr贸leo, u otras econom胊s como la chilena, que estar谩n sujetas a las mismas tensiones de las econom胊s europeas, como la espa帽ola, cuyos precios se han encarecido”.
Adem谩s, no es para desde帽ar la idea que se帽ala que quienes dise帽an la “reconstrucci贸n de Irak”, planean un mercado donde los agricultores estadounidenses desplacen a los productores latinoamericanos, especialmente los de la Argentina y Brasil.
Para contrarrestar todos los padecimientos que provengan como resultado de la guerra, cada pa胹 o grupo regional deber谩 insertarse en dicho contexto contando con sus propias capacidades y recursos para afrontar la contingencia y atenuar sus efectos dom茅sticos.
Por otra parte, se configura un escenario que no admite pol胻icas de aislamiento y reduce los m谩rgenes de maniobra de los estados, sobre todo los de menor poder relativo.
El lugar desde donde los pa胹es de la regi贸n pueden defender mejor los intereses y principios de paz, democracia y cooperaci贸n hemisf茅rica no es otro que el que Am茅rica latina ha construido a lo largo de las 煤ltimas dos d茅cadas, que se refleja tanto en los compromisos multilaterales como en los acuerdos regionales de integraci贸n.

EL PLAN HEGEM脫NICO MUNDIAL

En el interior del gobierno estadounidense, despu茅s del 11 de septiembre del 2001, se consolid贸 el predominio de los republicanos duros: el vicepresidente Richard Cheney, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, la Consejera de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice, el subsecretario de Defensa, Paul Wolfowitz, Armitage, el secretario de Estado, Colin Powell, el secretario de Justicia, John Ashcroft.
Todos constituyen un grupo unificado por su visi贸n guerrera. Todos ocupan lugares clave en el gobierno: el Departamento de Estado, de Defensa y de Justicia, la vicepresidencia y el Consejo Nacional de Seguridad.” Este n煤cleo selecto del poder form贸 parte del “Project for the New American Century” (Proyecto para el nuevo siglo estadounidense), un foro de pensamiento y acci贸n basado en Washington que se constituy贸 en los 煤ltimos a帽os del gobierno de Bill Clinton. El objetivo de esa corriente fue construir la idea de “dominaci贸n de pleno espectro” para el mundo del silgo XXI, donde EE.UU., militarmente invencible, se eleva a una posici贸n de incuestionable superioridad que lo habilita para dictar la pol胻ica mundial.

El Documento Santa Fe IV pone la mira en Am茅rica Latina

El “Grupo Santa Fe” del partido republicano de los Estados Unidos, ha ido elaborando en las 煤ltimas d茅cadas cuatro documentos b谩sicos donde se plantean y analizan los puntos m谩s sensibles en el ejercicio de gobierno de Washington por parte de esa corriente pol胻ica.
El “Documento Santa Fe IV”, elaborado por Gordon Summer Jr., Rachel Ehrenfeld, David Foster, Sol Sanders y el geopol胻ico Lewis A. Tambs, plantea que los intereses estadounidenses en Am茅rica Latina est谩n dados por lo que los autores denominan “Las nueve D”: Defensa, Drogas, Demograf胊, Deuda, Desindustrializaci贸n, Democracia Populista, Desestabilizaci贸n, Deforestaci贸n, Declinaci贸n de Estados Unidos.
En “Defensa”, el documento indica, entre otros conceptos: “Pero la cuesti贸n clave cuando se discute la defensa del hemisferio es 驴cu谩l es la amenaza? Como se discuti贸 en Santa Fe I, II y III, antes Estados Unidos enfrentaba una amenaza relativamente bien definida (N. del R.: el comunismo), que era comprensible para el americano medio. En la actualidad esta amenaza se ha vuelto infinitamente m谩s complicada y dif胏il de definir”.
El informe contin煤a: “Pero la amenaza no se da s贸lo en el frente militar, como en Colombia. Es mucho m谩s complicado. La penetraci贸n econ贸mica es especialmente preocupante. Ante todo, lo m谩s evidente es la situaci贸n del Canal de Panam谩, donde Estados Unidos ha pagado para deshacerse del premio estrat茅gico m谩s importante del hemisferio, sino del mundo. Al hacerlo, Estados Unidos ha puesto su futuro econ贸mico a merced de una situaci贸n pol胻ica muy inestable e incierta. Los hechos son preocupantes”.
“Parecer胊 que ha surgido en escena una nueva amenaza al hemisferio de singular fuerza: los comunistas chinos. Hicieron una aparici贸n importante en Panam谩 y han reemplazado a los sovi茅ticos en el Caribe”, agrega. Luego se帽ala el documento: “los dos puertos, en el extremo Atl谩ntico y Pac胒ico del canal, est谩n en manos de la Compa帽胊 Hutchinson Whampoa, una empresa que tiene v胣culos muy estrechos con Beijing”.
Por otro lado, en el apartado que hace referencia a “La Declinaci贸n de Estados Unidos”, el Santa Fe IV sostiene: “es preciso enfrentar la realidad de que, desde 1993, la declinaci贸n de Estados Unidos se ha precipitado”.
El informe testifica: “La historia nos dice con toda claridad que, cuando una gran potencia fracasa en valorar su inter茅s nacional y permite que su cultura central se desgaste y sea absorbida por un sistema de valores hostil, su ca胐a es previsible. Spengler y Toynbee han examinado este fen贸meno con gran detalle. El conjunto de elementos que llevan a esta declinaci贸n son parte integral de Santa Fe IV: Defensa, Drogas, Demograf胊, etc茅tera, encabezan la lista de la nueve ‘D’ que contribuyen a la declinaci贸n de Estados Unidos. Pero lo m谩s importante es la destrucci贸n cultural, seg煤n la prescribe el soci贸logo italiano Antonio Gramsci. Al cambiar la cultura, el cambio pol胻ico y econ贸mico est谩 virtualmente asegurado. El ‘vaciamiento’ de la capacidad militar norteamericana ha sido un proceso gradual de reducci贸n /marchitamiento. Todos los Servicios se han visto afectados; los infantes de marina en menor grado, el Ej茅rcito en un grado mucho mayor. La administraci贸n Clinton, con su tendencia antimilitarista, ha logrado lo que nuestros enemigos m谩s abiertos fracasaron en hacer”.
“La cultura /茅tica militar ha sido desgastada por el 茅nfasis en mantener la paz y proteger la fuerza, por la ingenier胊 social y por una p茅rdida de confianza de las tropas en los civiles experimentados y en el liderazgo militar”.
“Los esfuerzos por convertir el ‘verde’ del Ej茅rcito en el ‘azul’ de las Naciones Unidas, plantean la pregunta de cu谩ntos hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas est谩n dispuestos a morir por la bandera de las Naciones Unidas. Estados Unidos est谩 en una cuesta resbalosa que apunta a la pila de cenizas de la historia.
La historia y nuestros nietos nos juzgar谩n duramente si esto no se revierte”, concluye.
La ulterior trascripci贸n del documento explica de alguna manera el profundo inter茅s que posee el actual gobierno republicano de los Estados Unidos por avanzar y socavar todo “enemigo externo” que atente contra su “seguridad nacional”.
Irak, Ir谩n, Cuba, Corea del Norte y China, por dar s贸lo algunos ejemplos, son claros exponentes de ese “otro” al que hace referencia el “Santa Fe IV”.
Pero esa necesidad de dominio militar, estrat茅gico y tecnol贸gico tiene su correlato directo en un factor esencial: el econ贸mico. All es donde m谩s amenazada se ve Am茅rica Latina, pues se erige ella tambi茅n como una regi贸n potencialmente muy rica en recursos naturales y estrat茅gicamente deseables a los intereses del Imperio.
Al respecto, el “Santa Fe IV”, plantea los principales elementos geoestrat茅gicos que siguen siendo importantes para la seguridad nacional de Estados Unidos: “1. Control de los estrechos atl谩nticos. 2. Uso del canal de Panam谩. 3. Una ruta sure帽a segura alrededor del Cabo de Hornos. 4. Seguridad de que los pa胹es del hemisferio no son hostiles a nuestras preocupaciones de seguridad nacional”. Adem谩s, hace referencia a que “los recursos naturales del hemisferio est谩n disponibles para responder a nuestras prioridades nacionales”.

EL IMPERIO AVANZA CONTRA LOS RECURSOS ESTRAT脡GICOS FUNDAMENTALES DE AM脡RICA LATINA

La Guerra del Golfo en 1991 ya es considerada como la “primer guerra por los recursos” despu茅s del fin de la lucha por la hegemon胊 entre los dos bloques que marcaron la segunda mitad del siglo XX.
El evento del Golfo inspir贸 inclusive un libro del investigador Michael T. Klare en el que se habla, por primera vez, de un nuevo tipo de conflictos internacionales del siglo XXI. Una buena parte de la nueva geograf胊 de las guerras de conquista y de posicionamiento, estar谩 marcada por el control geo-estrat茅gico de los recursos naturales fundamentales – energ茅ticos (petr贸leo, gas), sistemas acu胒eros (reservas de agua dulce), minerales y forestales, advirti贸 Klare en “Resource Wars” (La guerra por los recursos).
El conflicto b茅lico en Oriente Medio destruy贸 adem谩s el sistema de alianzas de Occidente y quebr贸 la base de un orden internacional, basado en la existencia de las Naciones Unidas como foro de resoluci贸n de controversias por consenso.
Acertadamente, el vicepresidente de Venezuela, Jos茅 Vicente Rangel, se帽ala que “es evidente que hay un antes y un despu茅s de Irak. Adem谩s del horror de esa guerra, se ha roto un equilibrio, se ha pasado por encima del derecho internacional y se ha sepultado el multilateralismo con el que hemos convivido por m谩s de 50 a帽os”.
El desequilibrio de esta balanza vulnera y amenaza a los pa胹es m谩s desprotegidos y expuestos, como los latinoamericanos.
A partir de este atropello, nada le impedir胊 en el futuro a los Estados Unidos reforzar sus intereses en la regi贸n al l胢ite de “chuparse” todas las riquezas de la regi贸n.
En una entrevista realizada por BBC en espa帽ol, el ling黫sta estadounidense Noam Chomsky declar贸: “En Latinoam茅rica EE.UU. tolerar谩, de hecho apoyar谩, cualquier sistema formal democr谩tico, mientras tenga poca sustancia y asegure apoyo a programas pol胻icos estadounidenses y mantenga poder de 茅lite”.
“Si los pa胹es se salen de ese molde, como Brasil, con los instrumentos neoliberales creados en los 煤ltimos treinta a帽os para este efecto, EE.UU. tratar谩 de estrangular a ese pa胹, y se asegurar谩 que las pol胻icas gubernamentales no obedezcan al reclamo popular, sino que respondan a los requerimientos de la banca internacional”, expres贸 Chomsky.
Luego fue contundente al se帽alar que “no es imposible que uno de los pr贸ximos objetivos de aplicaci贸n de la ahora llamada doctrina Bush de guerra preventiva sea la regi贸n andina, ya que es una fuente importante de recursos que est谩 casi fuera de control”.
Es que las tierras al sur del r胦 Bravo poseen mucha riqueza. Por esa raz贸n, hist贸ricamente los EE.UU. han deseado esta parte de Am茅rica. Y ahora que est谩n acabando r谩pidamente con sus propio recursos, dependen mucho m谩s de la importaci贸n de materia primas y recursos naturales. 驴Y cu谩l es una de las regiones fijadas como objetivo estrat茅gico por el Imperio? Adivin贸…Latinoam茅rica.
Al respecto, Klare, investigador de Hampshire College, sostiene que Estados Unidos afronta en el corto plazo el problema de la falta de petr贸leo, carb贸n y energ胊 el茅ctrica para los pr贸ximos 20 a帽os. Si bien elevar谩 su capacidad de producci贸n, tambi茅n aumentar谩 el consumo interno y el pa胹 depender谩 cada vez m谩s de las importaciones de estas materias primas.
En la actualidad recibe alrededor del 53 por ciento de sus requerimientos energ茅ticos de fuentes extranjeras, y para 2020 se prev茅 que esa cifra se elevar谩 a 62 por ciento.
Este es el origen del Plan Energ茅tico de la Administraci贸n Bush que prev茅 un incremento notable en las importaciones de petr贸leo. En este caso en particular, Bush est谩 interesado tanto en los pozos de Oriente Medio, como en los de Venezuela, Brasil, M茅xico y Colombia.
Humberto Calder贸n Berti, ex secretario general de la Organizaci贸n de Pa胹es Exportadores de Petr贸leo, opina que Colombia “est谩 en la mira porque tiene un terrorismo significativo con ramificaciones en todo el continente y se dice que hay complicidad de la guerrilla en territorio venezolano. Creo que tambi茅n habr谩 una ofensiva en la Triple frontera”, regi贸n compartida por Argentina, Brasil y Paraguay, donde EE.UU. sospecha de la existencia de grupos que financian organizaciones 谩rabes. Cabe se帽alar que all la comunidad 谩rabe tiene aproximadamente diez mil personas, la gran mayor胊 encargada de mover el sistema comercial de la zona.
En cuanto al petr贸leo, Venezuela es el tercer vendedor de Estados Unidos y, al igual que M茅xico, ha puesto sus reservas bajo control estatal y estableci贸 fuertes barreras legales y constitucionales.
Klare ratific贸 la idea de que Estados Unidos tiene muchos intereses en la regi贸n: el mantenimiento de la estabilidad pol胻ica para que sus inversiones prosperen, el desarrollo econ贸mico, el combate al tr谩fico ilegal de drogas y las reservas de petr贸leo son los elementos a tener en cuenta en este caso.
“El 煤ltimo punto cobr贸 mucha significaci贸n en los 煤ltimos a帽os bajo el plan energ茅tico de Bush”. Klare cree que sin importar lo que pase en Oriente Medio, EE.UU. buscar谩 m谩s petr贸leo en Latinoam茅rica porque es su pol胻ica diversificar tanto como pueda las fuentes de extracci贸n de energ胊. “EE.UU, necesita m谩s petr贸leo en la medida que sus fuentes locales disminuyan, entonces buscar谩 petr贸leo tanto en los pozos de Latinoam茅rica como en los del resto del mundo”.
Ya lo dijo el mismo Klare a la radio Europa Libre: “Nosotros (los EE.UU.), estimamos que el petr贸leo es materia de seguridad y que debemos protegerlo con todos los medios necesarios sin tomar en cuenta otras consideraciones u otros valores”.
Por su parte, Ana Esther Cece帽a, investigadora mexicana de la Universidad Aut贸noma de M茅xico, advierte la existencia en Am茅rica latina de una sugestiva cercan胊 entre los principales recursos naturales fundamentales y las bases u oficinas relacionadas con el gobierno de EE.UU.. Las reservas de petr贸leo de Venezuela, M茅xico, Guatemala y Colombia, la gran biodiversidad de Chiapas y el Amazonas; el gas de Bolivia y las reservas de agua dulce en Belice, Per煤, Paraguay, Chile, Brasil, Uruguay y Argentina son monitoreados directa o indirectamente por centros policiales, militares, espaciales o de inteligencia de agencias norteamericanas.
Con respecto al agua potable, un bien escaso, la represa de Itaip煤, gracias al caudaloso Paran谩, produce hoy el 25 por ciento de la energ胊 que consume Brasil. Los hielos continentales y tanto la cuenca del R胦 de la Plata como la del Amazonas alimentan el gran potencial de agua dulce con el que cuenta Latinoam茅rica.
El plan incluye al acu胒ero Guaran, una inmensa reserva de aguas subterr谩neas que se extienden de la zona centromeridional brasile帽a a Argentina, Paraguay y Uruguay, coincidiendo con el Mercado Com煤n del Sur (Mercosur). El gobierno de Bush se relame ante tama帽as joyas.
Siguiendo a Cece帽a, la investigadora denuncia que el gobierno norteamericano planea ejecutar presuntos programas de desarrollo e inversiones, al estilo Plan Puebla-Panam谩, con los que se ofrece resolver el problema de la pobreza y desarrollar zonas atrasadas de Am茅rica latina. “Pero que en realidad, est谩n dise帽ados para ocultar lo que pretenden realmente”, sostiene.
En la investigaci贸n tambi茅n se presenta al Plan Colombia m谩s como una maniobra para apoderarse de las riquezas de Colombia y del Amazonas, que como una confrontaci贸n contra el narcotr谩fico y el terrorismo.
Con respecto a las riquezas del Amazonas, hay que decir que esta regi贸n cubre siete millones de kil贸metros cuadrados, lo cual representa el 2/5 de Am茅rica Latina. Posee adem谩s 1/5 de toda el agua potable del mundo, el banco gen茅tico m谩s grande del mundo y contiene 1/3 de toda la flora del globo. En minerales tiene: oro, zinc, manganeso, 90% de Anobium del mundo, 96% de las plantas del mundo, tungsteno que es vital para la construcci贸n de cohetes espaciales y m胹iles nucleares, vegetales, madera, plantas medicinales, goma y petr贸leo.
Otro objetivo del Imperio es Chiapas. All, cerca del 谩rea administrada por los zapatistas existe un proyecto de bioprospecci贸n en el que est谩 involucrado el gobierno de Estados Unidos, a trav茅s del International Cooperative Biodiversity Group (ICBG), un consorcio de agendas federales que incluye a los Institutos Nacionales de Salud, la Fundaci贸n Nacional de Ciencia y el Ministerio de Agricultura de Estados Unidos. Este consorcio financia investigaciones en M茅xico, Per煤, Chile, Suriname, Argentina, Panam谩 y Costa Rica, adem谩s de Madagascar, Nigeria, Camer煤n, Vietnam y Laos. Cece帽a aclara que entre los beneficiarios de estas investigaciones no parecen estar las poblaciones locales ni los pa胹es que las albergan, sino algunas de las mayores transnacionales de la farmac茅utica mundial y de la ingenier胊 gen茅tica, que “casualmente” son propiedad de capitales estadounidenses.
Todas estas pol胻icas avasalladoras que se vienen dando podr胊n acentuarse con el correr del tiempo, m谩s teniendo en cuenta el 茅xito de la aventura belicista en Irak.
El fil贸sofo italiano Gianni Vattimo, en una visi贸n pesimista pero no tan descabellada, sostiene: “Si no se consolida un polo occidental alternativo a los Estados Unidos, como puede ser una Europa unida, Am茅rica latina no tiene esperanzas de sobrevivir como continente independiente”.
Vattimo tambi茅n reconoci贸 su confianza en “la formaci贸n de un bloque europeo-latinoamericano” capaz de interponerse en la vida del Imperio del Norte. “Estoy convencido de que la civilizaci贸n europea, la solidaridad, el concepto de relaciones sociales, las m煤ltiples formas de la vida social, el Estado de bienestar y un cierto pudor liberal, le permite imponer reglas al mercado, algo que Estados Unidos no hace. “Ese n煤cleo de la civilizaci贸n se salvar谩 solamente por obra de Europa y de Am茅rica Latina”.

EL CASO DE AGUA DULCE EN AM脡RICA LATINA

Las guerras del futuro ser谩n por el agua

El agua dulce destinada para el consumo humano es un bien tan preciado como escaso. Es m谩s, su preservaci贸n y uso constituir谩 uno de los grandes desaf胦s de la humanidad en los primeros a帽os del nuevo milenio.
Por esa raz贸n, en el futuro las guerras o amenazas de guerras ya no s贸lo se dar谩n entre las naciones por el petr贸leo sino por el agua. “Hoy la guerra se hace por petr贸leo, ma帽ana ser谩 por el agua”, afirm贸 Leonardo Morelli, coordinador del brasile帽o Movimiento Grito de las Aguas.
Como el agua ser谩 un bien cada vez m谩s esencial y escaso de las pr贸ximas d茅cadas, las grandes compa帽胊s se apresuran a establecer en los tratados internacionales, como el ALCA, una serie de normas que la convertir胊n en una mercanc胊 sujeta, como otras, a las leyes de la oferta y la demanda.
Lejos de constituir un “para胹o comercial y financiero”, como suele presentarse, entrar en el ALCA puede costarle a Am茅rica Latina mucho m谩s de lo que se cree y a sus habitantes un costo sin relaci贸n con los beneficios esperados y prometidos.
Aqu es preciso detenernos un instante. Si analizamos los objetivos de los tratados de libre comercio (OMC, ALCA, TLCAN y acuerdos bilaterales), encontramos que a trav茅s de estos acuerdos, se garantiza a las corporaciones del Norte el acceso libre a los mercados del Sur, eliminando toda barrera a la libre extracci贸n de ganancias, y adem谩s, su control sobre los recursos (petr贸leo, agua, recursos gen茅ticos, etc.) a trav茅s de la privatizaci贸n a manos de trasnacionales con casa matriz en el Norte.
Esta estrategia de su pol胻ica exterior es un intento estadounidense por competir con los mercados de la Uni贸n Europea, Jap贸n y China, cada vez m谩s fuertes y amenazantes de los intereses del Imperio del Norte.
Volviendo sobre uno de los recursos naturales m谩s preciados, la crisis mundial del agua cobrar谩 en los pr贸ximos a帽os proporciones sin precedentes y aumentar谩 la creciente penuria de agua en muchos pa胹es en desarrollo, seg煤n un informe de las Naciones Unidas.
Se帽ala el documento que los recursos h胐ricos disminuir谩n continuamente a causa del crecimiento de la poblaci贸n, de la contaminaci贸n y del previsible cambio clim谩tico. El Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos H胐ricos ofrece la visi贸n panor谩mica m谩s exhaustiva del estado del agua en nuestros d胊s.
El estudio constituye la aportaci贸n intelectual m谩s importante a este evento y al A帽o Internacional del Agua Dulce, de cuya coordinaci贸n se encargan la Organizaci贸n de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y el Departamento de Asuntos Econ贸micos y Sociales de las Naciones Unidas.
“Ninguna regi贸n del mundo podr谩 evitar las repercusiones de esta crisis que afecta a todos los aspectos de vida, desde la salud de los ni帽os hasta la capacidad de las naciones para alimentar a sus ciudadanos”, subray贸 el director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura. “Los abastecimientos de agua disminuyen, mientras que la demanda crece a un ritmo pasmoso e insostenible. Se prev茅 que en los pr贸ximos 20 a帽os, el promedio mundial de abastecimiento de agua por habitante disminuir谩 en un tercio”.
“Los m谩s afectados siguen siendo los pobres, ya que el 50% de la poblaci贸n de los pa胹es en desarrollo est谩 expuesta al peligro que representan las fuentes de agua contaminadas”, agreg贸.
El estudio se帽ala tambi茅n que en los 煤ltimos 50 a帽os el consumo de agua se duplic贸. Los ni帽os nacidos en pa胹es desarrollados consumen entre 30 y 50 veces m谩s agua que los nacidos en pa胹es en desarrollo. Entre tanto, la calidad del agua sigue empeorando.

驴Por qu茅 el agua?

La cantidad de agua del planeta se mantiene estable desde hace 5 mil millones de a帽os, sin aumentar ni decrecer. Esta agua que hoy bebemos, es la misma que saci贸 la sed de los dinosaurios, del Hombre de Neanderthal y de los agricultores que sembraban ma脄 hace 5 mil a帽os en Am茅rica. Como contrapartida, la poblaci贸n mundial crece a un ritmo vertiginoso, incontrolado, y es obvio que a medida que el agua potable est茅 menos disponible para grandes cantidades de personas, se generar谩n importantes tensiones y problemas.
En el pasado y, muchas veces en el presente, los seres humanos nos hemos confrontado por tierra, oro, petr贸leo o alimentos. Si no hacemos nada al respecto, los conflictos del futuro ser谩n por el control del agua, ese escaso oro azul.
Por lo antedicho, no es extra帽o el inter茅s de los gobiernos m谩s poderosos por las fuentes de agua dulce latinoamericanas, como por otros recursos naturales.
Algunas consideraciones que nos llevan a entender la importancia econ贸mica y estrat茅gica del agua dulce de Am茅rica latina son las siguientes:

– La regi贸n latinoamericana es extremadamente rica en recursos h胐ricos. Los r胦s Amazonas, Orinoco, San Francisco, Paran谩, Paraguay y Magdalena transportan m谩s del 30 por ciento del agua superficial continental del mundo.

– Si bien los r胦s, lagos y humedales ocupan solamente el 1 por ciento de la superficie de la Tierra, se estima que el valor total de los servicios que prestan asciende a billones de d贸lares.

– La construcci贸n de represas es la actividad que mayor efecto ha tenido en los sistemas de agua dulce. Desde la d茅cada de los a帽os cincuenta su n煤mero ha aumentado siete veces; actualmente las presas retienen el 14 por ciento de toda la escorrent胊 del mundo.

– En el mundo hay por lo menos 1.500 millones de personas para quienes las aguas subterr谩neas constituyen la fuente principal de agua de beber. En muchas regiones la sobreexplotaci贸n y la contaminaci贸n est谩n amenazando estas fuentes.

Distribuci贸n de los recursos h胐ricos mundiales :

Se estima que en el mundo existen unos 1.400 millones de km3 de agua, de los cuales 35 millones (2,5 por ciento) son de agua dulce.

Si bien el agua dulce disponible, constituye apenas 1% del agua del mundo (el resto es agua salada o agua dulce congelada), tal cantidad de l胵uido ser胊 suficiente para satisfacer las necesidades de unos 18 mil millones de personas.
Am茅rica Latina es un importante baluarte de los recursos h胐ricos del planeta, ya que cuenta con abundantes fuentes de agua no contaminada. Venezuela es el s茅ptimo pa胹 del mundo con mayores reservas h胐ricas. El r胦 Amazonas posee casi 20% del agua de todos los r胦s del mundo.

El Acu胒ero Internacional Guaran

El Sistema Acu胒ero Internacional Guaran o el Acu胒ero Gigante del Mercosur es uno de los recursos h胐ricos subterr谩neos m谩s importantes del mundo y se encuentra dentro de Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay.
Esta enorme reserva de agua americana, est谩 constituida por una sucesi贸n de areniscas e贸licas y fluviales, correspondientes a unidades formacionales de edad Tri谩sico-Jur谩sica, con espesores que pueden variar de pocos metros hasta casi los mil.
T茅cnicamente, las disponibilidades de agua ser胊n suficientes para abastecer una poblaci贸n del orden de los 360 millones de personas, con una dotaci贸n de 300 litros diarios por habitante.
Este acu胒ero, con una superficie aproximada de 1.194.000 km2, se extiende por la Cuenca del Paran谩 en el Sudeste de Brasil (839.000 km2), y por el Este de la Cuenca Chaco-Paran谩 en territorio de Argentina, Paraguay y Uruguay (355.000 km2).
Las caracter胹ticas hidr谩ulicas de esta reserva y su potencial de recarga hacen que en Brasil y Uruguay el aprovechamiento del acu胒ero haya alcanzado un importante grado de desarrollo. En Brasil, muy especialmente, la utilizaci贸n de las aguas subterr谩neas est谩 creciendo de manera exponencial, debido a su excelente calidad para el consumo humano, industrial, hidrotermal y riego, pero sobre todo en virtud de la relaci贸n costo-beneficio, altamente favorable si se la compara con lo que demanda el tratamiento de aguas de superficie. En Argentina y Paraguay, en cambio, su explotaci贸n es m谩s reciente y acotada a las m谩rgenes de los r胦s Uruguay y Paran谩.

Los Glaciares

Otra fuente importante de agua con la que cuenta Am茅rica Latina son los glaciares. 脡stos se encuentran entre las mayores reservas de agua dulce al sur del r胦 Bravo, constituy茅ndose en una fuente de agua para el futuro, ya que el crecimiento de la poblaci贸n y la consecuente contaminaci贸n de las aguas de r胦s, lagos y dep贸sitos subterr谩neos, disminuir谩 la disponibilidad de este recurso.
La distribuci贸n y din谩mica del recurso agua en Am茅rica es variable e inestable a trav茅s de todo el continente. Am茅rica del Norte cuenta con 5.308,60 km de agua dulce renovable y una disponibilidad per c谩pita de 17.458 m, mientras que en Am茅rica Central la cantidad de agua dulce renovable es de 1.056,67 km y la disponibilidad de 8.084m per c谩pita. En Sudam茅rica, el agua dulce renovable es de 9.526,00 km y cuenta con una disponibilidad per c谩pita de 28.702 m. Esto significa que en t茅rminos generales, el continente cuenta con recursos h胐ricos suficientes.
Sin embargo, el problema m谩s cr胻ico en Am茅rica Latina es el abastecimiento de agua potable para la poblaci贸n, en especial para la poblaci贸n rural, y la lucha inminente con las transnacionales que llegan para prometer “desarrollo”.

CONSIDERACIONES FINALES

Sin querer sembrar el m谩s m胣imo temor en la sociedad, una de las ideas de este trabajo fue poner de relieve la importancia, muchas veces inadvertida o menospreciada por nuestros gobernantes, de la Am茅rica latina en el contexto mundial.
Tambi茅n es mi prop贸sito dejar de manifiesto c贸mo en este mundo unipolar movido a su antojo por los Estados Unidos, se van marcando cada vez m谩s las desigualdades entre sus componentes. C贸mo George W. Bush y su s茅quito diagraman guerras “ficticias” para ratificar su condici贸n de “presidente del planeta”, tal como lo catalogara Eduardo Galeano, y as sacar provecho de ello a costa de la miseria de los dem谩s.
Adem谩s, de qu茅 manera nuestra Am茅rica latina, siempre tan bastardeada y sometida por el Imperio del norte, puede entrar a jugar un papel importante estrat茅gicamente dentro de lo que se dio en llamar “la guerra por los recursos”.
Si bien m煤ltiples factores pudieron entrar en juego entre las motivaciones que tuvo la 煤ltima invasi贸n de EE.UU. a Irak (lucha contra el terrorismo, 驴liberaci贸n del pueblo irak?, apropiaci贸n de recursos naturales como el petr贸leo, ganar una v胊 para el gas natural, demostraci贸n de hegemon胊 armamentista por parte de EE.UU., b煤squeda de armas de destrucci贸n masiva, etc, etc.), no cabe duda que una raz贸n importante dentro de este marco fue la usurpaci贸n de las fuentes de riqueza por parte de Estados Unidos y sus multinacionales.
Teniendo en cuenta esto, lo indagado adem谩s dentro de los Documento Santa Fe y en el libro de Michael Klare “Resource Wars”, m谩s la otras bibliograf胊s consultadas en la web, opino que no es tan descabellado que el d胊 de ma帽ana el Gran Hermano americano pose definitivamente su mirada al sur del r胦 Bravo para “chuparse” poco a poco todas sus riquezas. Una pr谩ctica que, con la complicidad de los gobiernos de turno, Am茅rica latina est谩 acostumbrada a sufrir desde que Crist贸bal Col贸n pisara las actuales islas Bahamas en 1492.
En este sentido, la creaci贸n del 脕rea de Libre Comercio de las Am茅ricas (ALCA), que deber胊 entrar en vigencia en 2005, es uno de los pr贸ximos temas dominantes en la diplomacia estadounidense.
Contra todo este avance aparentemente incontenible, sabios parecen los conceptos del fil贸sofo italiano Gianni Vattimo ya vertidos en este texto: “Si no se consolida un polo occidental alternativo a los Estados Unidos, como puede ser una Europa unida, Am茅rica latina no tiene esperanzas de sobrevivir como continente independiente”. Y sobre esto agreg贸 la necesidad de “la formaci贸n de un bloque europeo-latinoamericano capaz de interponerse en la vida del Imperio del Norte”. Estas frases finales de Vattimo reflejan la mirada que humildemente pretendo destacar en este trabajo.

Fuentes:

http://www.eldiplo.org
http://www.bbc.co.uk/spanish
http://www.lanacion.com.ar
http://www.clar胣.com
http://www.efe.es
http://www.ap.org
http://www.fao.org
http://www.iadb.org
http://www.wri.org
http://www.monografias.com
http://alainet.org
http://www.lajornada.com.mx
http://www.rebelion.org
http://www.gurusonline.tv
http://www.dse.de
http://www.unl.edu.ar
http://www.biodiversidadla.org
http://www.analitica.com
http://www.correodelsur.com
http://www.chasque.net
http://www.ecoportal.net
http://www.tierramerica.net

Si te ha gustado este post, suscríbete al feed.

Categorías: politica