El contenido es el mensaje

(Por Claudio Veloso) A la hora de armar un sitio Web nunca se le destina poco tiempo a pensar qu茅 tipo de tecnolog胊 se va a utilizar. Se trata de no dejar ning煤n detalle t茅cnico librado al azar. Cualquier peque帽o error en el 谩rea de sistemas puede tirar por la borda el trabajo del resto del equipo de producci贸n. Tambi茅n se contratan buenos profesionales, a los cuales se le pagan sueldos acordes. Antes de adoptar determinada tecnolog胊 se realizan estudios y se piden varios presupuestos. La decisi贸n tiene que ser muy acertada: se debe invertir lo justo, lo conveniente.

No sucede lo mismo con los contenidos de los sitios Web. Por m谩s que se tenga una idea general del tipo de contenido a incorporar, a la hora de los detalles se improvisa bastante.

Cuando se eligen y contratan profesionales para administrar y trabajar en este sector tambi茅n sucede lo mismo: pr谩cticamente cualquiera puede escribir una oraci贸n con sujeto y predicado. Y con la ayuda del corrector del Word, los errores ortogr谩ficos se reducen bastante. Esto hace que un empleado avezado en el arte de combinar m谩s de tres palabras pueda aplicar para desempe帽arse en el 谩rea de contenidos. Total, lo 煤nico que hay que hacer es escribir.

La detecci贸n de errores de tecnolog胊 muchas veces son m谩s f谩ciles de percibir que los generados en el 谩rea de contenidos. Si un Webmail no funciona correctamente no se podr谩n recibir o enviar e-mails. Anda o no anda. Cualquier usuario se da cuenta del error. Pero no sucede lo mismo si los contenidos no son los apropiados o no fueron editados correctamente. Esta ventaja que tienen los contenidos (al no poder detectarse f谩cilmente sus errores) se transforma en una trampa, que se descubre al notar, por ejemplo, la disminuci贸n de accesos. Entonces ya es tarde.

Los errores en la producci贸n y edici贸n de contenidos son m谩s imperceptibles que los tecnol贸gicos en el d胊 a d胊, pero tienen un poder letal a largo plazo. Un Webmail que no funciona se debe reparar en poco tiempo para molestar lo menos posible a los usuarios que quieran acceder. Pero las p茅rdidas diarias de uno o veinte visitantes por falencias en los contenidos, se nota muy poco. Y cuando al final se logra percibir el inconveniente, es muy dif胏il remontarlo.

Cualquiera puede entender el problema que genera un servidor fuera de servicio. Pero a nadie se le ocurre que los contenidos son mal pensados por situaciones del azar. En este 煤ltimo caso, casi siempre se presume intencionalidad o falta de capacidad, lo cual no s贸lo es grave sino, en muchas ocasiones, pr谩cticamente irreversible.

La mejor forma de evitar inconvenientes en la elecci贸n y edici贸n de contenidos online es mediante un estudio y una planificaci贸n adecuada basados en criterios profesionales. La ejecuci贸n y mantenimiento del plan de contenidos tambi茅n debe estar a cargo de profesionales de la comunicaci贸n con experiencia en contenidos online. Y esta argumentaci贸n no se basa en un defensa corporativa o gremial sino que solamente pretende que los contenidos sean tan cuidados como el envase que los contiene o el medio que los transporta.

::: CLAUDIO VELOSO ES AUTOR DEL LIBRO “PRODUCCI脫N Y EDICI脫N DE CONTENIDOS ON LINE” Y PROFESOR DEL CURSO DE PERIODISMO DIGITAL DE PERIODISMO.NET.

Si te ha gustado este post, suscríbete al feed.

Categorías: medios