Vargas Llosa en Buenos Aires: “Yo hubiera votado por L髉ez Murphy”

(Por Albertina Piterbarg) “Mi candidato no fue elegido”, se lament贸 mitad en serio, mitad en broma el escritor Mario Vargas Llosa (Arequipa, 1936) ayer, durante la conferencia de prensa en la que present贸 su novela El para胹o en la otra esquina.

En medio de preguntas que oscilaron entre especificidades literarias y generalidades pol胻icas, Vargas Llosa no dud贸 en mostrarse como una figura contradictoria, capaz de admirar a sus dos personajes, grandes utopistas que se enfrentaron a las convenciones de su tiempo, y defender con u帽as y dientes al liberalismo como doctrina social.

Su nuevo libro se centra en la vida de la feminista Flora Trist谩n y de su nieto, el pintor Paul Gauguin pero tambi茅n es un estudio acerca de las utop胊s del siglo XIX, la b煤squeda del para胹o perdido pero posible y el deseo de construir una sociedad perfecta.

A pesar del parentesco, en la vida real los personajes nunca llegaron a conocerse. En su libro, Vargas Llosa cruza sus biograf胊s y muestra los lazos que los unen con crudeza, sin evitar los costados m谩s perturbadores de ambos.

“Nunca volver茅 a la pol胻ica profesional”

La primera pregunta estuvo relacionada al resultado de las elecciones argentinas del domingo 煤ltimo. Vargas Llosa opin贸 que esta votaci贸n marcaba la normalizaci贸n de la democracia. “Las instituciones han sobrevivido y esto significa una esperanza”, se帽al贸. Adem谩s, reconoci贸 a L贸pez Murphy como su candidato favorito. “Yo hubiera votado a L贸pez Murphy”, afirm贸 sin dudar.

“Hay muchas cosas que andan mal en el mundo”, continu贸 el escritor, “pero creo que jam谩s hemos estado mejor que ahora. Nunca hemos tenido menos dictaduras. En la actualidad, en Am茅rica Latina s贸lo tenemos una dictadura y media”. M谩s tarde aclar贸 que la dictadura “entera” era la de Fidel Castro en Cuba y la “media” la de Ch谩vez en Venezuela.

“No voy a volver nunca a la pol胻ica profesional”, declar贸 contundente cuando le preguntaron si pensaba volver a la vida pol胻ica del Per煤. “Mi participaci贸n en la pol胻ica en 1990 fue excepcional. Seguir茅 participando en el debate p煤blico como escritor, opinando y aportando ideas, pero eso es todo”.

“La literatura es una utop胊”

Al ahondar acerca de las caracter胹ticas de los protagonistas de su libro, Vargas Llosa reconoci贸 los personajes le resultaron extremadamente seductores desde el punto de vista de las ideas.

“Admiro de Flora Trist谩n sus luchas contra la discriminaci贸n y la injusticia y a Gauguin por su b煤squeda de un mundo de belleza al que tendr胊n acceso todos los seres humanos sin excepci贸n. Un mundo en el que el placer ser胊 un patrimonio”. “Son dos utop胊s”, resumi贸, “una social y colectivista, la otra rabiosamente individualista. Ambas se complementan”.

“La literatura es una utop胊”, opin贸 Vargas Llosa al explicar su identificaci贸n con los Flora trist谩n y Gauguin, “y expresa la necesidad de una vida distinta, recreada por la imaginaci贸n y las palabras”.

“La verdad que los progresos en el campo social y en el campo pol胻ico no se han alcanzado a trav茅s de sue帽os ut贸picos sino a trav茅s de un cierto realismo, un cierto pragmatismo, a trav茅s de una pol胻ica de progresos parciales, es decir, a trav茅s de lo que llamamos cultura democr谩tica en la que los procesos est谩n subordinados a una cierta concepci贸n 茅tica”. “La cultura democr谩tica con su avance gradual es lo opuesto a la utop胊”.

Elegir el imposible

Al pedirle exactitudes acerca de las diferencias de la utop胊 a nivel personal y a nivel social, Vargas Llosa no pareci贸 tener dudas. “En el 谩mbito individual uno puede elegir lo imposible, el camino de la utop胊 absoluta, sin causar grandes traumas a los dem谩s. Se juega una apuesta y se corren los riesgos. A veces se gana y a veces se pierde”.

“Tomemos el caso de Paul Gauguin. El tiene la idea (totalmente incomprendida en su 茅poca) de que el arte europeo est谩 en decadencia. Llega a la conclusi贸n de que el arte sigue estando vivo y sigue siendo representativo en las culturas primitivas”.

“Gauguin inicia el peregrinaje en b煤squeda de ese mundo primitivo y termina en la Polinesia donde ve que ese ideal se acerca pero no lo llega a atrapar pero s lo logra a trav茅s de sus pinturas. Su vida fue una inmolaci贸n por la utop胊”.

“Es distinto cuando la idea de una sociedad perfecta intenta proponerse a nivel pol胻ico en un pa胹, desde arriba. En esos casos el resultado nunca ha sido el para胹o sino el infierno. Pensemos, por ejemplo, en la Inquisici贸n en Espa帽a y las colonias, el nazismo en Europa o el comunismo en Europa del este y sus tremendas consecuencias para la humanidad”.

La guerra con Irak

Al llegar al t贸pico de la guerra de la Coalici贸n con Irak, Vargas Llosa se mostr贸 cauto. “Estuve en contra de la guerra porque fue en contra de la legalidad internacional representada por las Naciones Unidas. Pero son necesarias.”

“Sin embargo, condenar la guerra por ileg胻ima no significa de ninguna manera legitimar a un dictador como Saddam Hussein. Es una gran cosa para el pueblo de Irak que esa dictadura se haya desplomado y tener hoy en d胊 un gobierno laico, una coalici贸n democr谩tica o que inicie un proceso democr谩tico”.

“Siempre critiqu茅 a las democracias desarrolladas por su indiferencia frente a los reg胢enes totalitarios y sin solidaridad es imposible que desde adentro del pa胹 se pueda luchar en contra de las dictaduras”.

“Los liberales defendemos una libertad indivisible, que en el campo pol胻ico se traduzca rigurosamente en instituciones democr谩ticas y que en el campo econ贸mico se traduzca en una pol胻ica de libre-competencia y no intervensionismo por parte del Estado”.

La cueva de Al bab谩

Frente a la pregunta de si considera que al gobierno de Menem un ejemplo de pol胻ica liberal aplicada a la realidad, Vargas Llosa se mostr贸 indignado. “No entiendo c贸mo pueden llamar a eso liberalismo. Eso fue la cueva de Al Baba. Es un disparate y un absurdo. Es por gobiernos como el de Menem que la gente cree que el liberalismo es una m谩scara para la corrupci贸n y el tr谩fico de favores”.

“En torno al liberalismo hay muchos prejuicios. Cuando yo cito en Am茅rica Latina a Karl Popper me doy cuenta que muy poca gente lo ha le胐o. Si se hubiera le胐o m谩s a Karl Popper y menos a Carlos Marx, Am茅rica Latina estar胊 mucho mejor.”

Si te ha gustado este post, suscríbete al feed.

Categorías: cultura