weblog . com . ar http://www.weblog.com.ar El blog de Periodismo.net Mon, 04 Nov 2013 17:56:26 +0000 es-ES hourly 1 http://wordpress.org/?v=4.0.1 Cukmi Offline – Mirá! http://www.weblog.com.ar/2013/11/04/cukmi-offline-mira/ http://www.weblog.com.ar/2013/11/04/cukmi-offline-mira/#comments Mon, 04 Nov 2013 16:04:03 +0000 http://www.weblog.com.ar/?p=8856 sd-posta

Cukmi: 14 de septiembre de 2010/ 31 de octubre de 2013

“Preferiría no hacerlo”
Bartleby. Herman Melville

Esta pequeña memoria SD contiene los 520 megabytes que constituyen la edición de Cukmi durante 3 años. En su interior hay guardados (en números redondos) más de 2.000 notas, 200 entrevistas, 4.000 encuestas, 10.000 links, 400 recetas, fotos, videos e ilustraciones, y la base de datos de todos los usuarios que interactuaron con comentarios o se suscribieron. En la era de los datos de tamaño galáctico todo esto es menos que un grano de arena.

Podía haber dejado que Cukmi quedara en un estado de vida asistida por respirador para ser consultado por algunas de las miles de visitas que recibía diariamente desde Google, pero ¿por qué hacer eso? ¿para qué? me gustó mucho más la idea de apagar Cukmi, de extraer de Internet todo el contenido y que todos los links que llegaran a Cukmi.com se encontraran con:

vaya2

Si: ¡Vaya! ¡Google Chrome, no pudiste! Cukmi no está más, está guardado en una caja.

A veces es bueno decir que no.

Vivimos un período insólito donde deseamos que toda la información este accesible siempre. Sin saber porqué, aspiramos a contribuir con nuestros datos a la vastedad de bits que se expande como una pudrición, y en esa actitud anhelante terminamos comportándonos como empleados de Google. Hacemos todo lo que nos pide para que nuestros bits prosperen, hasta escribimos y diseñamos nuestros sitios en función de ser hallados por Google (SEO), un sometimiento tan inevitable como inaceptable que empequeñece el lenguaje asimilándolo a una nomenclatura ¿Querés que Google te encuentre mejor? Deberías…

Crear títulos únicos y descripciones pertinentes del contenido de cada página. Cada página es una tarjeta de presentación para el buscador. Los títulos y descripciones son puntos de partida para la identificación de los términos relevantes a lo largo de la web por los buscadores. Las mejores prácticas recomiendan escribir títulos de entre 60 y 70 caracteres.

No, Google. Cada página, cada foto, cada video, cada cosa en el mundo, no son una tarjeta de presentación para el buscador. Es extraño a donde llegamos, en lugar de que Google tenga que aprender cómo escribimos los humanos, nosotros tenemos que aprender como Google lee.

Voy a exagerar, pero creo que que somos la civilización más obediente de la historia. Sin discutir escribimos como nos dice Google. Y también, con la misma indolencia, obedecemos a Facebook. Facebook, que nos penaliza con su alcance (mostrar a más o menos gente lo que publicamos) si no actualizamos diariamente nuestros pensamientos. Es increíble, Facebook nos pregunta sin pudor “¿Qué estás pensando?” ¡Y le respondemos! pero igual nos penalizará si usamos una aplicación externa para publicar en sus páginas. La autocracia de Facebook nos rige con leyes que no podemos discutir, amenazándonos ante una transgresión con sus fallos inapelables. Facebook, que nos encierra en su sistema para usar sus algoritmos secretos que estudian desde nuestros rostros hasta nuestras relaciones para crear una taxonomía de 1000 millones de seres humanos como si fuesen bichos.

Estamos desorientados. Por eso obedecemos. Por ejemplo, aceptamos que Facebook use avisos engañosos con el rostro de nuestros amigos para confundirnos y, lo que es peor, que use nuestro propio rostro para engañar a nuestros amigos ¿o no es así? ¿no estamos aceptando esos usos delirantes de nuestra identidad? Nos parece normal que un “like” casual sea una autorización a poner nuestra propia cara para presentar lo que sea. Somos tan dóciles que en cuanto Facebook hace un cambio leemos las nuevas disposiciones para obedecerlas de inmediato. Estamos locos por haber cambiado la libertad de la Web para reemplazarla por el claustro de Facebook.

Somos sumisos a todas las arbitrariedades que se nos imponen para existir en Internet, al punto someternos sin chistar con tal de incrementar nuestra vitalidad digital. Llegamos a tener una cuenta activa en Google+!!, esa especie de Disney World abandonado ; )), con el único objetivo de que nos optimice, o que no nos castigue con un algoritmo venenoso que nos haga en Internet menos aptos que los demás. Y en realidad somos víctimas de una guerra mundial entre Google y Facebook donde Google no acepta haber fracasado.

Para aumentar nuestra reputación digital aceptamos exponernos al ridículo en Twitter. Nos arriesgamos a decir frases que pueden dañarnos ahora o en el futuro, sin dudarlo. Es que queremos ascender al podio invisible de Klout sin saber para qué ¿Qué vas a hacer con esos puntos de reputación? ¿Vas a decirle al chino mientras pagás el yogur que te haga un descuento porque tenés 86 en Klout?

Estamos tan pendientes de nuestra vida online que no estamos plenamente en nuestras vidas verdaderas. Por eso tomamos fotos y videos de todo para compartirlo con ellos, los otros. Pero ¿para qué compartir esa puesta de sol que tanto te gustó? ¿A quién le importa tu sol? La mitad que de los que te dieron sus “likes” creen que es una foto grasa. Adictos a Instagram usamos fotos filtradas de falso Ektachrome para hacer declaraciones con imágenes sobre lo felices que somos, lo felices que son todas las personas que nos rodean ¡Qué sabrosa es nuestra comida! que lindos son nuestros hijos, sobrinos, vecinos, perros, gatos, hamsters ¡Cuánto valoramos esos pequeños momentos de la vida! (esos momentos que no estamos viviendo porque estamos fotografiándolos para compartir en Facebook).

Llegamos a hacer cosas increíbles por prosperar en la nube de intercambios, hasta ajustar nuestro lenguaje de forma inconsciente para hablar como lo hacen los demás. Usamos la lengua que usa la red. Alguien inventó los epígrafes por adición para sintetizar ocasiones, probablemente sea una táctica de escritura intrínseca a la brevedad de Twitter, y ahora posteamos cosas así:

“Miércoles, mañana, ducha, cafecito, jugo: Pilas”
“Noche, amigas, malbec: Placer”

¿O no viste esos epígrafes y tweets que hacen la adición del tipo A+B+C+D=Felicidad? ¿Por qué ahora hablamos como pájaros?

Geolocalizamos nuestros arribos y partidas, guiñamos el ojo con Foursquare. Estamos tan locos que somos capaces de usar la latitud y la longitud para enviar metamensajes, cosas que hablan más de nosotros mismos que de los lugares de los que queremos indicar algo.

Andamos cabizbajos (yo ando cabizbajo). Caminamos sin mirar. Vamos por todos lados con el mentón sobre el pecho, parecemos apenados o arrepentidos pero estamos viendo la pantalla que sostenemos en la mano, vamos cuidando a nuestros dobles que solo existe en Facebook y en Twitter. En algún momento de los últimos 6 años nos volvimos nuestro propio Tamagotchi, un animalito artificial que si no lo cuidamos se muere.

En estos ejemplos de sometimiento cultural que podría seguir enumerando no hablo enteramente de mi o de vos -aunque en varios me siento reflejado- sino del conjunto que formamos. Nada es del todo malo, pero la expresión general que producimos no es estimulante. No estoy en contra de Google o de Facebook, simplemente creo que nos empequeñecemos si nos entregamos a su fluir.

Por eso a veces es bueno extraer información de Internet en lugar de solamente agregar. La sustracción es una especie de derecho de edición de la cultura del que no nos deberíamos privar nunca.

Tengo la idea que muy pronto prosperará entre algunos de nosotros una preferencia por la cultura offline. Imagino que habrá cada vez más actividades desconectadas en las que nadie tomará fotografías, ni videos, ni hará tweets, ni dejará ninguna clase de registro. Una parte del mundo quedará Off Google. El aislamiento y el secreto serán valorizados como en la mafia o en las sectas. Pero enseguida pierdo la ilusión.

Me gusta lo que hacen estos tibetanos que construyen sus mandalas gigantes con arena coloreada durante días, para después borrarlos.

(este post fue borrado por su autor)

Cukmi Offline | Mirá!.

]]>
http://www.weblog.com.ar/2013/11/04/cukmi-offline-mira/feed/ 0
Users Log in With Facebook Instead of Creating New Accounts Online – Mashable http://www.weblog.com.ar/2013/10/30/users-log-in-with-facebook-instead-of-creating-new-accounts-online/ http://www.weblog.com.ar/2013/10/30/users-log-in-with-facebook-instead-of-creating-new-accounts-online/#comments Wed, 30 Oct 2013 17:58:25 +0000 http://www.weblog.com.ar/?p=8855 Online consumers seem to agree: The more a site or app knows about a user, the better that user’s experience will be.

That mantra has driven the need for personal accounts and logins at nearly every turn, and social sites such as Facebook and Google+ are competing to be your login of choice. Whether you’re signing in to play Words with Friends, or managing your Fantasy Football roster on ESPN, you almost always need a username and password.

New data released Tuesday from Gigya, a social-login provider for large enterprises such as Verizon, Pepsi and ABC, found that people are using their Facebook identity more often than those of other social networks to log in to third-party apps and websites. Data collected over Q3 from the company’s more than 700 clients found that those who have social logins use Facebook 51% of time, followed by Google+ (26%) and Yahoo (18%). Twitter was a distant fourth at only 4%.

The biggest benefit for being the social login of choice is staying power, said Gigya CEO Patrick Salyer. “It’s a way for [social networks] to create very long-term relevancy with users,” he explained. “Whatever you’re using as your authentication login, that is going to be a service you continue to maintain and use possibly years and years from now.”

More and more users are choosing to log in with social accounts they already have because it’s more convenient than creating a new username and password for each stop you make on the web, Salyer said.

This login share for Facebook is important to the company’s long-term plans, particularly around mobile. Facebook’s share of mobile logins is at 66%, Gigya found, and the social network seems to be the login of choice in many areas outside the United States and Europe. In South America, Africa and the Asia-Pacific, Facebook’s login share was higher than 70%, compared to only 47% in the U.S.

The future of Facebook’s mobile strategy depends heavily on emerging markets, and as Internet access becomes more widespread, an increasing number of users will need logins to complete their online activities. Its presence in markets outside the U.S. will likely help with this.

Facebook has been openly pushing to make social login easier for users. The company fully implemented two-step login permissions in August, aiming to encourage more users to sign in with their Facebook identity by better explaining the data and information to which third-party apps and websites have access.

As of August, Facebook had more than 850 million login events per month.

Users Log in With Facebook Instead of Creating New Accounts Online.

]]>
http://www.weblog.com.ar/2013/10/30/users-log-in-with-facebook-instead-of-creating-new-accounts-online/feed/ 0
La agonía de Wikipedia – MIT Technology Review http://www.weblog.com.ar/2013/10/23/la-agonia-de-wikipedia-mit-technology-review/ http://www.weblog.com.ar/2013/10/23/la-agonia-de-wikipedia-mit-technology-review/#comments Wed, 23 Oct 2013 17:37:46 +0000 http://www.weblog.com.ar/?p=8853

Ha pasado de ser «la enciclopedia que cualquiera puede editar» a la que «cualquiera que entienda las reglas, socialice, esquive el muro impersonal de rechazo semiautomatizado y siga queriendo contribuir […], puede editar»

POR TOM SIMONITE

El sexto sitio web más visitado del mundo no se gestiona como ninguno de los otros nueve que incluyen el Top 10. No lo maneja una sofisticada empresa, sino un grupo de voluntarios sin un líder a la cabeza que suelen trabajar bajo seudónimo y debatir entre ellos. Rara vez intenta hacer cosas nuevas con  la esperanza de atraer más visitantes; de hecho, ha cambiado muy poco en la última década. Sin embargo, sólo la versión en inglés de Wikipedia cuenta con 10.000 millones de páginas vistas cada mes. Cuando tiene lugar un suceso importante, por ejemplo las explosiones en el maratón de Boston (EEUU), a las pocas horas aparecen numerosas entradas de distintas fuentes que van evolucionando cada minuto que pasa. Dado que no existe otra fuente de información gratuita parecida, muchos servicios en línea dependen de Wikipedia. Si buscas algo en Google o le haces una pregunta a Siri en tu iPhone, recibirás información procedente de esta enciclopedia, y se dará por hecho que esa información son hechos puros.

Pero Wikipedia y su ambición declarada de “recopilar todo el conocimiento humano”se enfrenta a algunos problemas. La fuerza de trabajo voluntaria que construyó el buque insignia del proyecto -la versión en inglés de Wikipedia- y que debe defenderla del vandalismo, el fraude y la manipulación, es un tercio más pequeña que en 2007 y no deja de menguar. Los participantes que quedan no parecen capaces de arreglar los fallos que impiden que Wikipedia sea una enciclopedia de calidad según todos los estándares, incluidos los del propio proyecto. Entre los problemas significativos que no se están pudiendo resolver está el de ofrecer una cobertura sesgada: las entradas sobre Pokémony las estrellas femeninas de porno son muy completas, pero sus páginas sobre novelistas femeninas o regiones del África subsahariana son apenas bocetos. Las entradas creadas por figuras de autoridad siguen sin ser la norma. De los mil artículos que los propios voluntarios del proyecto han etiquetado como núcleo de una buena enciclopedia, la mayoría ni siquiera merecen la puntuación de calidad media de la propia Wikipedia.

La fuente principal fuente de estos problemas no resulta un misterio. El colectivo que gestiona el sitio hoy, que se calcula que es masculino en un 90%, opera una burocracia aplastante con una atmósfera, a menudo, desagradable que desanima a los recién llegados que podrían aumentar la participación en Wikipedia y ampliar su cobertura.

En respuesta, la Fundación Wikimedia, la organización sin ánimo de lucro formada por 187 personas que paga la infraestructura técnica y legal sobre la que se sostiene Wikipedia, está montando una especie de misión de rescate. La fundación no puede pedirle a la comunidad de voluntarios que cambien su forma de funcionar. Pero si se modifica el sitio web de Wikipedia y su software, espera poder guiar a la enciclopedia por un camino más sostenible.

La campaña de la fundación traerá los primeros grandes cambios realizados en años a un sitio que se ha convertido en una cápsula del tiempo de los primeros y más torpes pasos de la web, muy lejos de los sitios sociales y comerciales fáciles de usar que dominan el panorama actual. “Todo lo que es Wikipedia era completamente apropiado en 2001, pero se ha ido quedando atrás desde entonces”, explica la directora ejecutiva de la fundación -que se aloja en dos pisos sin demasiado glamour con un ascensor defectuoso en un edificio del centro de San Francisco- Sue Gardner, y añade: “Éste es nuestro intento por ponernos al día”. Ella y el fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, afirman que el proyecto tiene que atraer a un nuevo grupo de personas para poder progresar. Pero Wales afirma que “el mayor problema es el de la diversidad de editores”, mientras espera poder “aumentar el número de editores en temas sobre los que hay que trabajar”.

Que eso suceda depende de si aún hay una cantidad suficiente de gente que crea en la idea de la colaboración en línea por el bien común, la idea que impulsó Wikipedia en un principio. Pero este esfuerzo es crucial; Wikipedia importa a mucha más gente que a sus editores y a los estudiantes que no han encontrado el momento de leer los libros que les han mandado. Muchos de nosotros usamos la información que encontramos ahí, tanto directa como indirectamente. Mientras, Wikipedia ha acabado con las demás alternativas o las ha mando al final de la lista de resultados de búsqueda de Google. En 2009 Microsoft cerró Encarta, que se basaba en el contenido de varias enciclopedias. La Enciclopedia Británica, que cobra 70 dólares anuales (unos 52 euros) por el acceso en línea a sus 120.000 artículos, sólo ofrece un puñado de entradas gratuitas plagadas de publicidad en forma de banners y pop-ups.

Los nuevos no son bienvenidos 
Cuando Wikipedia se lanzó en 2001, no se pretendía que fuera una fuente de información en sí misma. Wales, bróker financiero convertido en emprendedor de internet, y Larry Sanger, un recién doctorado en filosofía, empezaron el sitio para potenciar Nupedia, una enciclopedia en línea gratuita creada por Wales que dependía de contribuciones de expertos. Tras un año de existencia, Nupedia ofrecía una extraña colección de sólo 13 artículos sobre temas como Virgilio y las costumbres a la hora de tocar el violín en Donegal. Sanger y Wales esperaban que Wikipedia, un lugar donde cualquiera podía crear o modificar una entrada, generaría rápidamente nuevos artículos que después podrían acabar los expertos.

Cuando se dieron cuenta del entusiasmo con el que la gente acogió la idea de una enciclopedia que cualquiera pudiera editar, Wales y Sanger convirtieron rápidamente Wikipedia en su proyecto principal. Hacia el final de su primer año tenía más de 20.000 artículos en 18 idiomas, y no paraba de crecer. En 2003, Wales creó la Fundación Wikimedia para operar los servidores y el software que ejecutan Wikipedia, y para recaudar el dinero necesario para mantenerlos. Pero el control del contenido seguía en manos de la comunidad de los denominados “wikipedianos”, quienes a lo largo de los siguientes años recopilaron una enciclopedia mayor que cualquiera de las elaboradas hasta la fecha. Sin contar con una estructura de poder tradicional, desarrollaron sofisticados flujos de trabajo y directrices para producir y mantener entradas. Su único reconocimiento real de la jerarquía fue escoger un pequeño grupo de “administradores” con poderes especiales como el de borrar artículos y vetar temporalmente a otros editores. (En este momento hay 635 administradores activos en la versión en inglés de Wikipedia).

A muchos, el proyecto les pareció risible o como poco sorprendente. Wikipedia heredó y aceptó la expectativa cultural de que una enciclopedia debe ser una autoridad en la materia, completa y debe apoyarse en el espíritu racional de la Ilustración. Sin embargo, desechó los métodos aceptados para lograrlo durante siglos. En el modelo establecido, juntas asesoras, editores y contribuidores escogidos de entre los más altos escalafones intelectuales de la sociedad creaban una lista de todo lo que merece la pena saber, y creaban las entradas correspondientes. Wikipedia se deshizo de la planificación central y no solicitó la ayuda de los expertos convencionales. De hecho, sus reglas desaniman la participación de expertos, dado que su trabajo, como el de cualquiera, puede sobrescribirse a los pocos minutos. Wikipedia recibió su impulso en cambio de la idea de que los artículos debían acumularse rápidamente, con la esperanza de que algún día borgesiano la colección hubiera cubierto todo lo que existe en el mundo.

Se progresó rápidamente. La versión en inglés de Wikipedia tenía unas 750.000 entradas para finales de 2005, cuando un aumento tanto en la cobertura mediática como de la participación hizo que el proyecto pasara de ser una curiosidad en internet a parte de nuestro día a día. Aquél año, los wikipedianos lograron su hazaña más impresionante de organización colectiva sin líderes, y que, paradójicamente, dio lugar al declive de participación que amenaza al proyecto en la actualidad. En algún momento de 2006, los editores establecidos empezaron a sentir que el control del sitio se les escapaba de las manos. Con el aumento de contribuciones -con buenas intenciones y no tan buenas-, la tarea de vigilarlas todas para controlar la calidad empezaba a parecer imposible. Debido a que Wikipedia había adquirido un perfil público más prominente y a su compromiso por permitir que cualquiera pudiera contribuir incluso de forma anónima, muchas actualizaciones eran puro vandalismo. Incidentes notables, como la publicación de un artículo difamatorio falso sobre el periodista John Seigenthaler hizo dudar de si la creación colectiva de una enciclopedia o cualquier otra cosa podría funcionar.

Como es típico de los wikipedianos, la respuesta surgió tras una mezcla de debates cordiales, discusiones tediosas y sesiones de lucha libre en línea,  pero seguía siendo una respuesta sofisticada. Los voluntarios más activos del proyecto introdujeron toda una serie de nuevas herramientas de edición y procedimientos burocráticos con la intención de combatir las malas ediciones. Crearon un software que permitía a los editores hacer un seguimiento rápido de los cambios recientes y rechazarlos o avisar a sus autores con un solo clic del ratón. Liberaron robots automáticos capaces de revertir cualquier cambio mal formateado y los debidos al vandalismo, y de enviar mensajes de aviso a los editores transgresores.

Estas duras medidas funcionaron. El vandalismo quedó bajo control y los artículos falsos y los escándalos se daban cada vez con menos frecuencia. Recién estabilizada y sin parar de crecer tanto en alcance como en calidad, la enciclopedia quedó instalada en el firmamento de la web. En la actualidad la Wikipedia en inglés cuenta con 4,4 millones de artículos; hay 23,1 millones más en otros 286 idiomas. Pero el endurecimiento de las normas y la creación de una atmósfera de sospecha han tenido una consecuencia inesperada. Las probabilidades de que un recién llegado a la Wikipedia que hace sus primeras correcciones -con los inevitables errores- siga como editor son cada vez menores. Que te aplastase la nueva máquina editora impersonal no tenía ninguna gracia. La cifra de editores activos en la Wikipedia en inglés alcanzó su máximo en 2007, con más de 51.000, y no ha parado de disminuir desde entonces debido a la sequía de nuevos editores. El verano pasado sólo se consideraban editores activos a unas 31.000 personas.

El estudiante de la Universidad de Minnesota (EEUU) Aaron Halfaker, que ha trabajado para la Fundación Wikimedia como contratista asegura: “Yo diría que el declive de Wikipedia empezó en 2007″. Halfakes, que también ha publicado la evaluación más detallada del problema este año, explica: “Parece que Wikipedia está estrangulando la entrada de nuevos editores ella misma”.

El estudio de Halfaker, que ha llevado a cabo con un compañero de la Universidad de Minnesota e investigadores de las universidades de California en Berkeley y Washington (ambas en EEUU), analiza los registros de actividad pública de Wikipedia. Los resultados pintan una comunidad dominada por la burocracia. Desde 2007, cuando se pusieron en marcha los nuevos controles, la probabilidad de que la edición hecha por un nuevo participante se borre ha aumentado gradualmente. A lo largo del mismo periodo, la proporción de esos cambios eliminados hechos por herramientas automatizadas y no por humanos también ha aumentado. No resulta sorprendente que los datos también indiquen que los recién llegados con buenas intenciones tienen muchas menos probabilidades de seguir editando la Wikipedia dos meses después de su primer intento.

En el artículo que escribieron tras sus hallazgos, los investigadores sugieren que se ponga al día el lema de Wikipedia, “la enciclopedia que cualquiera puede editar”. Su versión sería la siguiente: “La enciclopedia que cualquiera que entienda las reglas, socialice, esquive el muro impersonal de rechazo semiautomatizado y siga queriendo contribuir voluntariamente con su tiempo y energía, puede editar”.

Como Wikipedia no ha conseguido reponer a sus editores, persiste su sesgo hacia temas tecnológicos, relacionados con Occidente y dominados por hombres. En 2011, investigadores de la Universidad de Minnesota y otras tres universidades demostraron que los artículos sobre los que trabajaban las editoras -presuntamente de mayor interés para las mujeres- eran significativamente más cortos que los editados principalmente por hombres y por hombres y mujeres a medias. Otro estudio de 2011, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), halló que el 84% de las entradas etiquetadas con una localización se referían a Europa o América del Norte. La Antártida tenía más artículos dedicados que cualquier país de África o Sudamérica.

La actualización 
Cuando se le pregunta por el descenso en el número de editores, Gardner explica, con cuidado, que habla de ello sólo como precaución, porque no existen pruebas de que sea algo que esté dañando a Wikipedia. Pero tras unos minutos hablando del tema, queda claro que cree que Wikipedia necesita ayuda. Periodista de carrera, Gardner fue directora de las operaciones en línea de la radiotelevisión de Canadá antes de ocupar su puesto actual y se sirve de una analogía con una redacción de noticias para explicar por qué esta tendencia tiene importancia. “Los wikipedianos me recuerdan al viejo redactor curtido que se sabe el libro de estilo de pe a pa”, afirma. “Pero, ¿dónde tenemos a los voluntariosos redactores novatos? El redactor curtido no sale a las tres de la mañana a cubrir un fuego. Eso es para el nuevo, que tiene mucha energía y potencial. En Wikipedia no hay una entrada suficiente de redactores novatos”.

En 2012 Gardner formó dos equipos -ahora denominados Crecimiento y Temas Centrales- para intentar revertir este declive introduciendo cambios en el sitio de Wikipedia. Una idea de los investigadores, ingenieros de software y diseñadores que forman estos grupos ha sido el botón de “Gracias”, la respuesta de Wikipedia al ubicuo “Me Gusta” de Facebook. Desde mayo, los editores pueden pulsar el botón de Gracias para reconocer rápidamente las buenas contribuciones hechas por otros. Es la primera vez que se les concede una herramienta diseñada única y exclusivamente para dar feedback positivo a las ediciones individuales, explica Stephen Walling, director de producto en el equipo de Crecimiento. “Siempre ha habido herramientas para reaccionar a ediciones negativas con un único clic”, sostiene. “Pero nunca ha habido una forma de decir: Eso ha estado bastante bien, gracias”. El grupo de Walling se ha centrado, principalmente, en facilitarle la vida a los nuevos editores. Una idea que se está probando es ofrecer a los recién llegados sugerencias sobre qué trabajar, dirigiéndolos a tareas sencillas como hacer la corrección de textos de los artículos que lo necesitan. Con esto se espera poder dar tiempo a la gente para ganar confianza antes de que se salten una regla y experimenten la parte dura de Wikipedia.

Estos cambios quizá parezcan pequeños, pero es prácticamente imposible que la fundación consiga que la comunidad apoye modificaciones mayores. Nada ejemplifica esto mejor que el esfuerzo por introducir un sistema de edición de textos con el que la gente está más familiarizado: el que se encuentra en los procesadores de texto que usamos a diario.

Desde sus inicios, para editar en Wikipedia ha habido que usar “wikitext”, un lenguaje de marcado complejo para un ojo no entrenado. Este lenguaje hace que la primera frase de la entrada para Estados Unidos en Wikipedia tenga este aspecto:

Los ”’Estados Unidos de América”’ (”’USA”’ o ”’U.S.A.”’), conocidos comúnmente como los ”’Estados Unidos”’ (”’US”’ o ”’U.S.”’) y ”’América”’, es una [[república federal]]<ref>{{citar título de libro=The New York Times Guide to Essential Knowledge, Second Edition: A Desk Reference for the Curious Mind |año=2007 |editorial=St. Martin’s Press |isbn=978-0312376598 |page=632}}</ref><ref>{{citar libro |último=Onuf|primer=Peter S.|título=The Origins of the Federal Republic: Jurisdictional Controversies in the United States, 1775–1787|año=1983|editorial=University of Pennsylvania Press |localización= Philadelphia |isbn=978-0812211672}}</ref> formada por 50 [[estado|estados]] y un [[Distrito federal (Estados Unidos)|distrito federal]].

Tras años de planificación, la fundación finalmente desveló Visual Editor, una interfaz que oculta el wikitext y permite una edición clara. Se lanzó en julio de este año, con la expectativa de que pronto se convertiría en una función permanente.

Pero en el mundo al revés de la enciclopedia que cualquiera puede editar, la idea de que facilitar la edición es una pérdida de tiempo no es una opinión marginal. Las características de un editor voluntario entregado -Gardner detalla “quisquilloso”, “puntilloso” y “con gran confianza intelectual”- no son las de alguien que acepte corriendo cambios como Visual Editor.

Después de que la fundación hiciera que Visual Editor fuera la forma de editar entradas por defecto, los wikipedianos se rebelaron y se quejaron de fallos en el software. En el mes de septiembre, una Solicitud de Comentarios, una encuesta entre la comunidad; concluyó que la nueva interfaz debía mantenerse oculta por defecto. En un principio la fundación se negó, pero en septiembre un administrador escogido por la comunidad liberó una modificación del código de Wikipedia para ocultar Visual Editor. La fundación se rindió. Hizo que Visual Editor fuera optativo por elección en vez de por defecto, lo que significa que el principal proyecto para ayudar a los recién llegados es, de hecho, invisible para los recién llegados a menos que hurguen en las preferencias del sistema para activar la nueva interfaz.

Muchos de los que se oponen a Visual Editor dudan de que ayude a Wikipedia. “No creo que esta sea la cura que busca la fundación”, afirma el ingeniero de software irlandés Oliver Moran que ha editado miles de textos desde 2004 y es uno de los principales administradores. Al igual que otros wikipedianos, cree que es paternalista afirmar que wikitext mantiene a determinadas personas fuera del sistema, y afirma: “Fíjate en algo como Twitter, la gente aprende a manejar las etiquetas y los símbolos de @ inmediatamente”. Gran parte de la crítica hacia Visual Editor deriva de la sensación de que prueba que la fundación está encantada de hacer cambios unilaterales en un proyecto supuestamente colectivo. Moran afirma que Visual Editor se puso en marcha sin una participación suficiente de la gente que hace el trabajo voluntario sobre el que se construye Wikipedia.

Cuando se le pide que identifique el auténtico problema de Wikipedia, Moran cita la cultura burocrática que se ha formado en torno a las reglas y directrices para contribuir, que a lo largo de los años se ha convertido en un laberinto. La página que explica una política denominada Punto de Vista Neutral, uno de los “cinco pilares” fundamentales de la Wikipedia tiene casi 5.000 palabras. “Esa es la auténtica barrera: la multiplicación de reglas”, afirma. Pero sea cual sea el papel que cumple esta política en los esfuerzos de Wikipedia, cuesta imaginar que prospere cualquier intento por podar la burocracia. Cualquier movimiento en este sentido tendría que estar encabezado por los propios wikipedianos, y los voluntarios más activos ya están atrincherados en la burocracia. Citar la “WP:NPV” (la política del punto de vista neutro) o amenazar con llevar una cuestión ante el ARBCOM (el comité de arbitraje de resolución de disputas) de tal forma que sugiere que sabes mucho de esas cosas es más fácil que tener un debate con fundamento

Esto no quiere decir que todos los wikipedianos estén en desacuerdo con la valoración hecha por la fundación Wikimedia de los problemas del sitio y con sus ideas para resolverlos. Pero, ni siquiera las iniciativas desde la base para ayudar a Wikipedia pueden escapan de la tendencia de esta comunidad a enredarse en discusiones en las que todo el mundo se mira el ombligo.

En julio de 2012, algunos editores pusieron en marcha una página llamada WikiProject Retención de Editores con la idea de crear un lugar en el que poder celebrar tormentas de ideas sobre cómo ayudar a los recién llegados y cómo crear un ambiente más amistoso. Hoy, las partes más vibrantes de la página de discusión del proyecto contienen quejas sobre los “abusos de los administradores”, debates sobre si “Wikipedia se ha convertido en una casa de locos” y disputas en las que hay acusaciones como “¿Has abierto una cuenta hoy sólo para atacarme?”

El bien común 
A pesar de que Wikipedia tiene muchos menos editores activos que en su punto más álgido, la cantidad y longitud de sus artículos no para de crecer. Esto significa que los voluntarios que quedan tienen más trabajo que hacer, y Gardner afirma que se notan los efectos: “la comunidad de editores tiene la sensación de estar acosada y tener un exceso de trabajo”. Una encuesta de 2011 de la Fundación Wikimedia sugería que para ser un editor activo había que comprometer de una cantidad de tiempo significativa. De 5.200 wikipedianos de todas las ediciones del proyecto, un 50% contribuía con más de una hora al día, y un 20% editaba tres o más horas al día. Los sistemas antiabusos de Wikipedia probablemente sean lo suficientemente eficaces como para mantener al vandalismo a raya, explica Halfaker, pero la tarea más compleja de mejorar, expandir y mantener al día los artículos quizá sufra. “Cuanta menos gente haya trabajando, menos trabajo saldrá adelante”.

Cuando sale el tema de la calidad, cualquiera relacionado con Wikipedia suele señalar que se trata de “un trabajo en marcha”. Pero estas salvedades no sirven de mucho a la hora de usar el contenido del proyecto. Cuando el buscador de Google coloca contenido de Wikipedia en un recuadro de hechos como respuesta a una búsqueda, o Siri de Apple lo usa para contestar a una pregunta, la información se presenta como procedente de una autoridad. A los usuarios de Google se les invita a que informen de posibles imprecisiones, pero sólo si las detectan y hacen clic en un enlace difícil de ver, “feedback/más información”. Además, en ese caso, el feedback le llega a Google, no a la propia Wikipedia.

Jimmy Wales, que ahora mismo sólo es un wikipediano más, pero con gran influencia entre los editores y en la Fundación Wikimedia, rechaza las sugerencias de que el proyecto empeorará. Pero cree que no puede mejorar significativamente sin la llegada de nuevos editores que tengan intereses y empatías distintos. “Si lees el artículo sobre el estándar USB, es increíble y clave para nuestra competencia como comunidad de entendidos en tecnología, pero si lees una entrada sobre alguien famoso en sociología, o sobre los poetas isabelinos, es bastante limitada y corta y se podría mejorar”, afirma, y añade: “No es probable que eso suceda hasta que diversifiquemos la comunidad”.  Wales espera que Visual Editor lo consiga atrayendo a gente parecida a quienes ya editan el sitio pero que tengan intereses más allá de los masculinos y tecnológicos, lo que él denomina “friquis que no sean friquis informáticos”. Sin embargo, admite que le preocupa que hacer que Wikipedia sea más fácil de editar confirme que el proyecto no atrae más que a los friquis informáticos.

Y es probable que las tendencias culturales dominantes hagan que atraer a un público más amplio sea un desafío. Según el profesor del Programa de Telecomunicaciones Interactivas de la Universidad de Nueva York, Clay Shirky, con el auge de los sitios web comerciales la vida en línea se ha apartado de las comunidades abiertas, colectivas y autogobernadas como la que rige Wikipedia. Shirky fue uno de los mayores promotores de la idea que se popularizó en la pasada década, de que la web animaba a los desconocidos a unirse y lograr cosas que resultarían imposibles a una organización convencional. Wikipedia es la demostración de que existía algo de verdad en esa idea. Pero la web actual está dominada por sitios como Facebook y Twitter, donde la gente mantiene relaciones personales y egocéntricas. Al margen de marcos específicos como los juegos masivos de multijugadores, existe una cantidad relativamente pequeña de personas que se reúna en un espacio virtual compartido. Lo que sí usan son dispositivos móviles que no están hechos para el trabajo creativo complejo y que favorecen las aplicaciones autosuficientes antes que las páginas web interconectadas, más complejas. Shirky, que es asesor de la Fundación Wikimedia, afirma que la gente instalada en ese modelo tendrá problemas para entender cómo y por qué deben contribuir a Wikipedia o cualquier proyecto similar. “En la actualidad Facebook es la mayor cultura que existe, pero el modo de participación es diferente”, sostiene. “Se trata de agregar más que de colaborar”.

Gardner está de acuerdo en que la web actual es hostil a los esfuerzos colectivos autoorganizados, y la compara con una ciudad que ha perdido sus parques públicos. “Pasamos nuestro tiempo en un número cada vez menor de sitios de empresas cada vez más grandes”, afirma. “Necesitamos más espacios públicos en línea”. De hecho, Gardner abandonará la fundación a finales de año en busca de nuevos proyectos para trabajar sobre este mismo problema. Sostiene que, a pesar de todos sus problemas, Wikipedia es uno de los pocos parques públicos de la web que no desaparecerá.

No se equivoca al afirmar que Wikipedia no desaparecerá. Bajo el mandato de Gardner, los fondos recaudados por la Fundación Wikimedia para sostener el sitio han aumentado de los 4 millones de dólares anuales a los 45 millones de dólares ( de unos 2,9 a unos 32 millones de euros). Y, puesto que la enciclopedia tiene poca competencia, los desarrolladores web seguirán construyendo servicios que traten su contenido como hechos puros y duros, y la gente normal dependerá de Wikipedia para conseguir información.

Pero quizá no sea capaz de acercarse más a su noble objetivo de recopilar todo el conocimiento humano. La comunidad de Wikipedia ha construido un sistema y un recurso único en la historia de la civilización. Ha demostrado ser una forma digna e incluso puede que letal de competencia para las formas convencionales de crear enciclopedias Pero esa comunidad también ha creado barreras que desaniman a la sangre nueva necesaria para acabar con la tarea. Quizá era demasiado esperar que un grupo de desconocidos en internet pudiera democratizar realmente el conocimiento. La Wikipedia actual, incluso con su calidad media y pobre representación de la diversidad del mundo, quizá sea la mejor enciclopedia que consigamos.

La agonía de Wikipedia – MIT Technology Review.

]]>
http://www.weblog.com.ar/2013/10/23/la-agonia-de-wikipedia-mit-technology-review/feed/ 0
BuzzFeed: “Nuestra audiencia en América latina se triplicó en el último año” – Apertura.com http://www.weblog.com.ar/2013/10/22/buzzfeed-nuestra-audiencia-en-america-latina-se-triplico-en-el-ultimo-ano-apertura-com/ http://www.weblog.com.ar/2013/10/22/buzzfeed-nuestra-audiencia-en-america-latina-se-triplico-en-el-ultimo-ano-apertura-com/#comments Tue, 22 Oct 2013 17:17:45 +0000 http://www.weblog.com.ar/?p=8852 El medio, reconocido por sus listas de cultura web, presenta su versión en español. Antes de llegar a Buenos Aires para su lanzamiento Ben Smith, editor en jefe del sitio, habló con Apertura.com en sus nuevas oficinas de Nueva York.

Son los últimos días del verano boreal en las nuevas oficinas de BuzzFeed en Manhattan, el site de cultura web y noticias que tiene 80 millones de visitantes únicos en Estados Unidos (un número que lo acercó rápidamente a medios como The New York Times). La redacción acaba de mudarse luego de trabajar un par de días desde sus casas mientras se terminaba de preparar el nuevo espacio ubicado a 50 metros del edificio Flatiron. Allí trabaja, junto a su asistente, Ben Smith, editor en jefe, en los mismos escritorios del resto de los redactores que lidera. En ese contexto recibe a Apertura.com en su oficina privada en la que todavía están las cajas arriba de la mesa. Las últimas 24 horas no alcanzaron para ordenar la mudanza.

Un mes después, hoy, Smith viaja a Buenos Aires para hablar sobre el lanzamiento de BuzzFeed en español, un proyecto que junto a las versiones portuguesas y francesas lo tiene muy entusiasmado no sólo por el contenido, sino por cómo lo traducirán. El periodista que sorprendió al mercado al aceptar la convocatoria del fundador de BuzzFeed Jonah Peretti, le dedica 30 minutos a este medio, sentado en la mesa de su futura oficina en Nueva York, para contar lo que cree que va a pasar con su versión regional, el rol de la tecnología en el proceso y cómo llegaron aquí.

Ben Smith 2012 Credit Macey J Foronda (2)

¿Cómo vivió la transición de ser un periodista tradicional a trabajar en un medio como BuzzFeed?

Tiene que ver con seguir las tendencias del ecosistema, más que con formarlas. El ecosistema va cambiando eso lo aprendí ya en Politico. Cuando vi como mi blog no era la manera en que se informaba la gente a la que interesaba lo que digo.

En 2007 se informaban dándole refresh a mi blog, luego pudimos ver como toda esa energía comenzó a irse aplataformas como Twitter. Entonces todo lo que hacemos se basa en la idea de que Twitter y Facebook son las homepage de nuestros usuarios. Para mí, como consumidor, es así como funciona y también lo veo así como editor.

¿Qué opina sobre la manera en que BuzzFeed escribe los artículos?

Los valores son más o menos los mismos. El eje siempre está en escribir de una manera correcta, ser rápidos y entretenidos, pero la forma cambia bastante cuando hablamos de cultura web. Creo que tiene mucho que ver con no escribir de manera aburrida que es algo que se ve mucho. Los cables de agencia son el punto extremo de esto.

Las agencias se están dando cuenta.

¡Sí! Se nota que se dieron cuenta de que tienen que escribir de una manera más entretenida, dejar de escribir cables. Tratamos de que nuestro contenido se comparta, pero no hay una fórmula para hacerlo.

Sin embargo sabemos que está mal repetir una formula aburrida de contar quién, cómo y cuándo se hizo tal cosa, luego un párrafo con algo que todos ya sabemos, una cita aburrida y luego otro con una noticia de ayer. Creo que a mucho de nuestro público le aburre eso.

Está a cargo de toda la redacción.

Sí, las notas sobre gatos también están a mi cargo.

En la práctica, ¿cómo se maneja con todo lo que producen?

Por supuesto que no veo todo ya que publicamos unos 350 artículos al día. Tenemos muy buenos equipos en distintas áreas, desde tecnología hasta animales, y eso les da bastante autonomía. Va cambiando, pero trato de estar más metido en los tópicos políticos que es lo que mejor manejo. Trato de escribir cada semana o quincena. Para mí es muy importante investigar y seguir una pista. Trato de escribir para no desaparecer.

 ¿Considera que los artículos con largas listas, listicles, y otros formatos similares que usa BuzzFeed son periodismo?

Creo que siempre ha estado esta línea que va desde entretenimiento hasta la información más dura. Creo que el periodismo es una mezcla de los dos. The New York Times escribe notas sobre casas de 10 millones de dólares y eso entretiene a su audiencia.

buzzfeedespañol

Las redacciones suelen ser ambientes competitivos, ¿tratás a todos como iguales?

Sí, pero de hecho creo que es más difícil hacer una buena lista con gatos que emborrachar a alguien para que te de algo de información.

¿Cómo cambió su trabajo desde que dejaste Politico?

En realidad mi trabajo viene cambiando desde hace mucho, pero me atrajo esta idea de que la nueva homepage es Twitter o Facebook, abrazo esa idea. Creo que otras ideas son más aburridas. Creo que desde hace bastante la homepage es un lastre porque una redacción tiene que hacer cosas para alimentarla en lugar de darle lo que quieren sus usuarios. Creo que eso es muy interesante.

En ese contexto, ¿cómo elige el material político a cubrir?

Nos gustan las historias que mueven las conversaciones hacia adelante. Asumimos que nuestros lectores van a leer todo lo que se publica en la web en general, fuera de BuzzFeed, sobre el tema que les interesa. Si es lo suficientemente importante lo vamos a dar en nuestra frontpage para aquellos que queremos que se enteren por nosotros, pero en general sabemos que no tenemos que cubrir todo. Seguimos pistas y cuando funcionan publicamos la historia.

Han crecido mucho en redacción.

(Interrumpe) Sí, cuando yo llegué éramos siete en editorial y ahora somos más de 100.

¿Cómo lo maneja?

Es divertido, hay una gran ventaja en trabajar en un proyecto desde el borrador.

Pero, ¿trata de trabajar ocho horas?

(Risas) No, el año pasado trabajé como un loco y este año también estoy trabajando mucho.

image badges (2)

El mix de tecnología y periodismo, del que habla Peretti, es muy interesante. ¿Cómo se da en el día a día?

No es una formula. Hay muchos proyectos que se están trabajando al mismo tiempo, pero tengo un ejemplo muy cercano. Cuando citamos tweets pensamos que sería interesante ocultar el nombre del usuario, ya que algunos se pueden sentir mal por ver lo que publicaron en nuestro site. Pese a que creo que todos los que publican en Twitter saben que lo que dicen es público, no hay ningún secreto en eso y no es nuestra culpa si lo dijiste. Dicho eso creo que está bueno tratar de tener la opción de blurear los nombres, entonces hablé con los desarrolladores esta mañana y ya casi está lista la opción las cosas se hacen muy rápido incluso con feedback de mejores propuestas para hacerlo.

Muchos medios nuevos están tratando de desarrollar su propia plataforma de publicación (CMS) como han hecho ustedes, ¿cree que es central para un nuevo medio digital?

Me parece que depende de qué quieras hacer. Yo durante mucho tiempo me oponía a hacerlo, trabajé en medios en los que nada se actualizaba por cinco años, pero creo que si querés hacerlo hay que hacerlo bien y hay que invertir mucho en desarrolladores. No podés hacerlo de una vez, es una inversión muy importante que no creo que toda organización periodística pueda hacerla.

Sin embargo, hay alternativas interesantes a no tener una plataforma, como publicar en Twitter o Facebook. Es interesante ver lo que hizo el ejercito de Egipto que ni siquiera tiene un sitio y publica en Facebook , los partidos no tienen sitios, van a otro lado. El ejército debe ser pésimo en mantener un sitio. (Risas). En definitiva nosotros nos pensamos desde el nacimiento como un medio con tecnología en ADN, pero no creo que toda organización periodística pueda hacerlo.

Buzzfeed tiene mucho tráfico en base a los listicles, artículos compuestos de listas, que son muy exitosos, ¿por qué se mete a hacer periodismo político que suele significar menos visitas?

Creo que no tiene tanto que ver con nosotros. La gente publica en Facebook fotos de una mascota y luego suma una nota política, me parece que es una oportunidad que hay que aprovechar.

¿No es tan importante si obtienen las mismas pageviews porque entretenimiento siempre tiene más tráfico?

No, porque siempre el entretenimiento ha sido más exitoso que el contenido político en ese sentido. Si mira los canales estadounidenses, ¿cree que el noticiero tiene más rating o American Idol? Por supuesto que American Idol. ¿Se leía más sobre Kennedy o sobre Marylin Monroe? Sobre Monroe. Es tan obvio que el entretenimiento va a tener más ojos viéndolo y que serán menos los interesados en política, pero hay que tratar de tenerlos a todos esos.

BuzzFeed también es conocido por no vender banners y enfocarse en generar contenido sponsoreado. ¿Cómo lo viven desde la redacción?

Estamos físicamente separados (muestra como en el nuevo edificio hay un hueco, con un jardín en planta baja, entre la redacción tradicional y el área comercial) . No reportan a mí no tengo idea de que están haciendo. Sólo me los cruzo en los pasillos.

Poniéndome en sus zapatos, ¿les sucede que alguna vez el área comercial realiza una nota que ustedes tenían en sumario?

Sí y eso es genial. Es parte de tener algo cerrado y separado como nuestras áreas. Los creativos hacen cosas muy buenas y muchas veces decimos mierda tendríamos que haberlo hecho. No es tan extraño. Vogue por ejemplo tiene hermosas fotografías hechas por un gran fotógrafo y la gente compra la revista en parte por sus hermosos avisos. No creo que sea confuso para el público que eso es publicidad. Yo como periodista prefiero un hermoso aviso al lado de mi contenido en lugar de otro que titila sobre tu contenido y no te deja leerlo mientras esconde la x para cerrarlo. Prefiero este modelo a los banners.

El 21 de octubre lanzan la versión en español de BuzzFeed, ¿cómo llegaron a eso?

Nuestra audiencia en América latina se triplicó en el último año. Si bien muchos de nuestros lectores de la región nos leen en inglés, este es un desafío interesante después de abrir operaciones en lugares como Inglaterra o Australia donde si bien le sumamos el contenido local, pero el lenguaje es más o menos el mismo.

No queremos globalizarnos como un publisher con sitios totalmente separados. Es la idea de Jonah pero yo creo realmente en esto de ampliar internacionalmente más como una empresa de tecnología porque creemos que hay una conversación global entre las personas en sus veintes y treintas que reconocen un lenguaje visual, aunque los sujetos no sean siempre los mismos con diferentes bandas y políticos, pero muchas de las ideas son las mismas entonces tenemos esta idea de aplicar a Duolingo que es una plataforma genial con la que estoy aprendiendo portugués, es una app genial, pero además permite traducir artículos y esa traducción es aún mejor que Google Translate porque si queremos traducir “19 parents that are totally nailing it” GT nos traduciría “martillando” en Duolingo aparece lo que realmente significa (una traducción posible al español de la región es “19 padres que la están rompiendo”).

Estamos trabajando con ellos para traducir una tonelada de contenido divertido, perenne y compartible. También vamos a contratar a un pequeño staff, no me imagino algo muy grande por el momento. Empezamos con Conz Preti que es argentina, pero a su vez vivió diez años en Brasil y creo que su corazón es en realidad brasileño. En Twitter nos criticaron por contratar a una argentina para el sitio en portugués, pero ella sabe muchísimo de esa cultura.

Vamos a contratar un par de personas más para experimentar. Queremos ver cómo se desarrolla la idea y qué es lo que le interesa a la audiencia. Va a funcionar a través del navegador que tengas, si está en español te va a mostrar el site en español con lo mejor de nuestro contenido en nuestro idioma y algo en inglés, pero si querés volver al inglés va a ser fácil.

¿Se enfocarán más en América latina o en España?

Más en América latina, menos en España. Lo interesante de la tecnología es que más adelante podríamos localizarlo más. Sé que es dificil encontrar sites panamericanos que funcionen bien, pero queremos empezar por ahí y luego veremos. Así que vamos a ver cómo nos va y podemos ir modificando sobre la marcha. Además nuestra home trae menos de un cuarto del tráfico así que quizás hay posts que funcionan mejor en Argentina que en Paraguay y viceversa. Vamos a tener un par de personas generando contenido sobre cultura pop local y verificando que lo que esté esté bien traducido, lo más preciso posible.

¿Van a contratar personal en la Argentina u otros países?

Si sale bien puede ser más adelante. Por ahora, como lo que hacemos no es tan simple de enseñar, empezamos con un pequeño staff en Nueva York. Nos gustaría tener una redacción en español, pero por ahora no nos queremos adelantar.

El lanzamiento se hace en Buenos Aires.

Sí, pero lanzarlo me suena a demasiado porque lo que estamos haciendo es sobre todo generando una home page y traduciendo el material.

¿Por qué hacen el lanzamiento en Buenos Aires?

Porque es una capital cultural mundial, una de las ciudades más grande del mundo hispano y porque nos pareció un lugar natural para lanzar BuzzFeed en Español.

Si suponemos que hoy tienen 100 artículos, ¿cuántos están traduciendo?

Los mejores, los que fueron virales y universales. No tengo el número.

¿Los eligió usted?

En realidad, de a poco, los eligió Internet.

¿Cuál es la métrica más importante que tienen en cuenta?

Usamos nuestro propio servicio de analytics. Allí, al final del día, le prestamos atención sobre todo a los visitantes únicos. Obviamente hay muchos más, pero ese es el central.

BuzzFeed: “Nuestra audiencia en América latina se triplicó en el último año” | Target | Apertura.com.

]]>
http://www.weblog.com.ar/2013/10/22/buzzfeed-nuestra-audiencia-en-america-latina-se-triplico-en-el-ultimo-ano-apertura-com/feed/ 0
You won’t believe which media company just launched a BuzzFeed-inspired microsite – Nieman Journalism Lab http://www.weblog.com.ar/2013/10/15/you-wont-believe-which-media-company-just-launched-a-buzzfeed-inspired-microsite-nieman-journalism-lab/ http://www.weblog.com.ar/2013/10/15/you-wont-believe-which-media-company-just-launched-a-buzzfeed-inspired-microsite-nieman-journalism-lab/#comments Tue, 15 Oct 2013 18:56:08 +0000 http://www.weblog.com.ar/?p=8851 On Monday morning, a grumpy garden gnome introduced Ezra Klein’s newest addition to the Internet: Know More, “a site for people who like learning stuff.”

It’s a simple grid of images, looking not unlike Pinterest. (Or Fuego. Or Topicly. Image-heavy grids are in these days.)

knowmore screen grab

Eight to 10 times a day, Klein and reporter/Know More point man Dylan Matthews will post an image macro, video, tweet, data visualization, or block of text on a WordPress microsite built by Yuri Victor, user experience director at the Post.

If you’re intrigued by the snippet, you click “Know More,” a direct link to a context-providing article, maybe from The Post, but probably not. If you’re not intrigued, you click “No More” and head back to the Know More homepage. (Perhaps a Roberto Durán-style “No más” might be more clear.)

The pun is credited to Joey Marburger, the Post’s director of digital products and design. Beyond being tongue-in-cheek, it has a lot to do with how Klein and his team wanted the site to function: Readers are only meant to stay on the site briefly before charging off to pursue whatever interest was hopefully sparked by Know More’s catchy title and eye-catching post — whether that’s a Post story or something else.

Though building something like an internal Upworthy or BuzzFeed was Klein’s idea, it’s not tied tightly to Wonkblog. As Klein has said since the launch, Know More is not meant to be a traffic driver for the blog, which he says, “does just fine.”

Although Know More is labeled as a Wonkblog project, he says it doesn’t really matter if readers associate the brands. The only goal is to get people to read it, and to share it. “This was not about fitting in to some piece of Wonkblog,” Klein told me. “This is about this thing we love to do at Wonkblog in a broader way: Say ‘Look at this interesting, amazing thing. Isn’t that cool?’”

But don’t call it click-bait.

“There’s this idea that there’s this thing called click-bait that everybody wants to click on,” Klein says. “If I could figure out what that is and get people to click on good content — my god, what a wonderful thing!”

Both Klein and Matthews have a lot of respect for the work BuzzFeed does, and feel the site, along with Upworthy, doesn’t get enough credit for the quality of its packaging. “It really irks me when people act like they’re better than BuzzFeed, which is an extremely effective journalism outfit — much better than most at being honestly what people are looking for,” says Matthews, who will create most of the content for Know More.

After the Monday announcement, Gawker editor John Cook tweeted a subtle“look how far we’ve come” jab, linking to a Know More post and to a 2009 piece by Washington Post reporter Ian Shapira arguing that Gawker and its aggregating, link-baiting ilk were going to be the death of journalism. (Gawker had aggregated one of Shapira’s stories in a way he didn’t like; we wrote about it at the time. As it turned out, Gawker had been pitched the story by WaPo PR.) The aggregated had become the aggregator, Cook was implying.

Says Klein: “I come from the blogosphere. I come from having a blog. Certainly back then, which was really before Twitter and Facebook, you lived on links. That was the only way people found you. I’m really thankful when people do honorable aggregation.”

So if Know More feels like a BuzzFeed or Upworthy — “Why your mom should to college in one chart,” “The best song ever about a Target store” — that’s not an accident. That’s how it’s mean to feel — intriguing, intuitive, and ultimately, essential.

“Mimicry is the sincerest form of flattery,” says Matthews. “We regard them with respect and envy and want to get a little of that special sauce.”

But of course, Know More’s target audience is a bit nerdier than BuzzFeed’s — it’s for people who look up key dates of World War I just to know it, for people who blow through a weekend reading Wikipedia articles without showering. The question is whether Klein and his team can use the tricks of the former to serve the needs of the latter.

3 ways Know More is basically BuzzFeed

Writing impossible-to-ignore headlines is an art more than a science, Klein wrote in an email, “and I’ve never been that good at art.”

Both Matthews and Klein said that writing the headlines and picking which parts of stories to surface is a collaboration that takes a lot of time and effort. Of course, BuzzFeed itself is known for using science to narrow down what makes something shareable. Klein says the internally built Know More platform will allow him full access to the analytics, which he’s eager to dive into.

Of all the questions he hopes to explore, Klein said he’s most interested in finding out, “How do we activate…that sort of joyous curiosity that exists in these wonderful ways on the Internet?” Like Upworthy, Klein wants to take what BuzzFeed seems to have mastered and use it to promote a specific type of content to its corresponding audience, with virality being the ultimate goal.

“Being essential in that way, and sort of grabbing people in that way, is the medium-term goal,” Matthews says. “If a middle-school teacher who friended me years ago shares something, that would be a good sign.”

But there’s another key way that Know More resembles BuzzFeed, and right now it’s most evident in the upper-right tile of the Know More homepage. “We certainly intend to have ads on the site. I would like to pay the salary of my writers. Over time, I would like to pay the salary of more writers,” says Klein. “That’s something I could not be more comfortable with. If any luxury advertisers would like to come sponsor Know More, give us a call.”

(Matthews also used our interview to issue an open call to advertisers. “If anyone wants to buy an ad on Know More,” he said, “I highly encourage that behavior.”)

“If I could get people to read great stories by naming them all “1 Weird Trick to Lose Weight,” I’d do it,” says Klein.

But there are a few things about the new project that sets it apart from its viral peers.

3 ways Know More is not basically BuzzFeed

“I think BuzzFeed and Upworthy do super cool things. I read them and I learn a lot from them,” Klein says. “This is a different kind of project. This is an effort to get people to interact more not with the social web but with the slow web.” It’s meme-as-pointer, not meme-for-meme’s-sake. With Know More, he wants to take the lessons of the social web and apply them to the kind of wonky reporting he and his team are known for.

“I think we have this problem in journalism where we have to somehow persuade people to read the stuff we’ve written before they’ve read it,” he says. “After you’ve read something really great, it’s easy to explain why you wanted to read that — It was a great story! But before, it’s not.”

More so than Upworthy — which typically embeds videos or photos generated elsewhere, making most clickthroughs optional — Know More errs toward pushing you to the original source. “The site is designed to get you to leave it. It’s not designed to keep you there, it’s not designed to keep you at The Washington Post,” says Klein. “We built this from the beginning with the idea being the action we’re trying to get people to take is to leave.”

Ultimately, Know More is an experiment to help understand the desires of its audience. If more people read Wonkblog content along the way, fine. If the Post makes some money in the process, great. If your weird aunt or former roommate ends up posting a Know More link to Facebook, even better. But in the end, the project has two hallmarks of useful experimentation: It builds on a preexisting success, and the stakes are low.

“I think there’s every chance we could do this badly. We could fail,” says Klein. “Eight months from now, if it’s not working, I’ll kill it.”

You won’t believe which media company just launched a BuzzFeed-inspired microsite » Nieman Journalism Lab.

]]>
http://www.weblog.com.ar/2013/10/15/you-wont-believe-which-media-company-just-launched-a-buzzfeed-inspired-microsite-nieman-journalism-lab/feed/ 0