Un logo que funcionˇ

(por R├│mulo Berruti) El ├ęxito rotundo del film Patoruzito no hab├a sido previsto por nadie. Sus productores -Patagonik, “Corcho” Rodr├guez, etc├ętera-
apostaron a un producto atractivo que abriera de nuevo un camino para el largometraje argentino de dibujos, pero siendo muy cautos en los pr├│nosticos. Sin embargo,el p├║blico aborrot├│ todas las salas. ┬┐Nostalgia o rigurosa actualidad?

Para m├, m├ís lo segundo que lo primero. El personaje, como su predecesor el indio Patoruz├║, fu├ę y es todav├a canonizado por al menos dos generaciones.

Pero la polvareda nacionalista que levanta con su caballito sintoniza con algunos gestos oficiales muy precisos y astutamente insertados en la ventana mediática de Kirchner: firmeza con el Fondo, control de las privatizadas de servicios, nuevas reglas de juego en la mesa de arena internacional.

El indiecito patag├│nico salt├│ a las pantallas en el momento justo y el inconciente colectivo lo consagr├│ en las boleter├as. A veces con picard├a comercial bien calculada y otras sin tomar mucha conciencia del hecho, la pantalla nacional acompa├▒├│ en varias oportunidades los golpes de tim├│n de la pol├tica con pel├culas nada pol├ticas. Las primeras se perjudicaron con el oportunismo y las segundas en cambio capitalizaron la oportunidad. Entre ellas, este dibujo que regresa desde el fondo de un deslumbrante para├so perdido: las revistas de historietas.

Si te ha gustado este post, suscríbete al feed.

Categorías: espectaculos