A googlear mi amor

(por Bruno Gerondi) Hotmail, Yahoo y la música gratis quedaron en el pasado. En Internet está naciendo una etapa donde nuevas marcas, servicios y productos se están poniendo de moda. Lo que se usa y lo que no. Microsoft en Jaque. Por qué hay que olvidarse de todo y recordar sólo una palabra: Google.

Google logró lo que casi nadie: transformó su marca en un verbo y hoy buscar en la web es simplemente ‘googlear’. Y más de 200 millones de personas lo hacen todos los dÃas. Mientras en Wall Street todo el mundo está literalmente loco por quedarse con alguna acción de esta empresa, los inventores de Google están planeando cosas aun más grandes.

El proyecto más ambicioso es destronar a la hiperpopular, casi obligatoria y universal dirección de Hotmail que todos tenemos o tuvimos alguna vez. ¿Cuál es la próxima gran cosa? Gmail, un nuevo servicio de correo electrónico que viene a solucionar el punto más odioso e irritante del servicio de Hotmail: tiene muchÃsima mas capacidad de almacenamiento totalmente gratuito, para evitar la tortura cotidiana de la casilla excedida.

Pero, claro, no seamos ingenuos que nada en la vida es gratis. A cambio de todo esto deberemos dar permiso a un inquietante y revolucionario sistema de publicidad personalizada. Una máquina (sólo aparatos, nunca humanos tranquilizan en google) escaneará nuestros mails y nos ofrecerá productos relacionados con las palabras que escribimos.

Sea como sea, sigan mi consejo: resérvense un nombre decente rápido en gmail o resÃgnense a las extensas e inhumanas direcciones imposibles de memorizar (99_jose-argentina-665@…, les suena?). Quedaron advertidos.

Otro gran proyecto es el hermanito menor de Google. Se llama Froogle y tiene una meta muy ambiciosa: convertirse en el buscador comercial más utilizado de la web. A través de su poderosÃsima fuerza de búsqueda nos permitirá ingresar palabras como en google pero vinculándolas sólo a productos en venta en la Web. La versión beta ya esta online y si se apuran, pueden ser de los primeros en usarla.

Visitando el laboratorio virtual de Google entendà por qué sólo podemos esperar más y más de este verdadero ejército de geeks. Dedican su vida a reinventar la web y ya testean más productos: Google Webquotes (un sistema de búsqueda de citas literales), Voice Search (búsqueda de voz en Google a trabes del teléfono), y hasta Google Sets (un buscador que permite elaborar una larga lista de palabras relacionadas sólo ingresando un par).

Pero Google también tiene competencia y hay nuevos buscadores que intentan ponerse de moda en el ‘otoño/invierno’ de la búsqueda en Internet. Uno de los que suena con mas fuerza es A9, la apuesta fuerte de Amazon.com. La gigante (e hiper-redituable) megalibreria (ahora también disquerÃa-videoclub-shopping-quiosco de revistas, etc) tiene como as en la manga novedades que van a dar que hablar : permite almacenar online el historial de todo lo que buscamos en Internet y además bucear en el interior de la mayorÃa de los libros que se venden en Amazon, ampliando la búsqueda no sólo a la red si no también a los documentos ‘de papel’.

Claro que Amazon tampoco es tan rebelde: se alió con Google para usar su motor de búsqueda y sistema de comercialización. Pero si Google ambiciona apropiarse de todo lo que pasa en la Web, Steve Jobs es más cauto y sólo esta interesado en la banda de sonido. Y lo está logrando: otra palabra imprescindible en este relanzamiento de la Web es ‘I-tunes’, la tienda virtual de venta de música de Apple. ¿Se acuerdan de Napster? Dentro de poco ni siquiera recordaremos el Kazaa. Ni la música gratis. La moda es cruel y los dejó en el olvido: hoy sólo se trata de I-pods y mp3 por un dólar gracias a la manzanita.

Todo muy lindo pero la pregunta inevitable es: ¿Y Bill Gates? ¿Que onda? Mientras todos hablan de Google, Microsoft parece haber perdido la iniciativa y no poder competir con su inagotable capacidad de innovar. Y mientras Gates intenta en vano comprar esta empresa, los Google Boys lo provocan: pusieron un piecito en su sistema operativo con la exitosa Google bar que permite buscar desde el escritorio de Windows.

De todas formas, el inventor del sistema operativo más popular de todos los tiempos sigue cómodo en su trono de rey digital. Aunque ve en Google lo que era Microsoft hace algún tiempo: una empresa joven e innovadora llena de futuro. Pero el presente es claro, hagan la prueba: ‘Googleen’ la palabra Internet y verán, inamovible, en los primeros resultados, la clásica página de Microsoft.com liderando el listado de resultados. La pregunta es, por cuanto tiempo más.

Si te ha gustado este post, suscríbete al feed.

Categorías: tecnologia