Próximas afecciones de Kirchner

(Por AnÃbal Litvin) Ni un año lleva en el gobierno y ya se hizo bolsa, pobre hombre. Bueno, otros ya venÃan hechos bolsa antes de asumir, es un adelanto. Si Néstor viene asÃ, ¿qué le podrá pasar en el futuro? Esperemos por lo menos que no lo pique una avispa.

Le agarrá fruncimiento de esfÃnteres ante la próxima negociación con Anne Krueger.

Gigantismo craneal para poder estar a la altura de Duhalde.

Sordera galopante producto de escuchar a Cristina hablarle al oÃdo todos los dÃas. (A su vez, a Cristina también le agarrará hipoacusia para no escuchar los silbidos en la próxima interna justicialista)

De tanto obstruir arterias, los piqueteros le obstruirán la carótida.

Sabañones de tanto estar en el Calafate.

Sufrirá de enanismo para poder estar a la altura de Gustavo Béliz y ver si pueden inventar algo para frenar la inseguridad.

Asma al aspirar el humo de uno de los habanos de Fidel Castro.

Chichones varios al tratar de manejar con presteza el bastón de mando.

Principio de asfixia al pasar de mala manera la banda presidencial por el cuello.

Insomnio cada vez que Lavagna le diga lo que hay que garpar a organismo internacionales.

Tartamudez galopante cuando Bush o algún otro presidente de los Estados Unidos le pida que mande tropas a Irak a cambio de guita o algo similar.

En la próxima caÃda de su helicóptero los dos ojos le quedarán derechos. (Bueno, será un efecto positivo).

Esperemos que se mejore, don Néstor, el paÃs lo necesita: ¡por lo menos para que no asuma Scioli!

Si te ha gustado este post, suscríbete al feed.

Categorías: humor